¿UTILIZAN LOS BRITÁNICOS EL COVID-19 COMO ARMA DE GUERRA ECONÓMICA CONTRA LA BANCA ESPAÑOLA?

Aún estamos intentando asimilar cómo puede ser que el Reino Unido haya vetado a España como destino turístico este verano, mientras favorece otros destinos con peores/iguales condiciones, como podría ser Portugal.

Las restricciones de viaje desde el Reino Unido a España, provocaron la cancelación de los vuelos del mayor turoperador de Europa, TUI, lo cual supone una auténtica catástrofe económica, sobre todo para las islas españolas. 

Paradójicamente Canarias es uno de los destinos donde existe un mayor control y menos contagios del COVID-19, por lo que lo hace uno de los mejores destinos turísticos actualmente por su seguridad.

Tras la «bomba atómica» soltada por Boris Johnson contra España, no se hizo esperar la previsible reacción en cadena de otra serie de países europeos sumándose al veto español como destino turístico, en mayor o menor medida.

¿GUERRA ECONÓMICA CONTRA ESPAÑA?

¿Y si hubiera algo más que una preocupación sanitaria tras estas medidas? ¿Podrían ser un pretexto para iniciar una guerra económica contra España? ¿Con qué finalidad?

En el ámbito del Comercio Internacional es frecuente el uso de las denominadas «medidas fitosanitarias» para establecer sanciones, o restricciones sobre determinados productos, sectores económicos, o incluso países, que de modo directo no se podrían imponer por ser contrarias a la normativa de las relaciones económicas.

A veces estas medidas «sanitarias» están fundamentadas en evidencias empíricas y la necesidad de preservar la salud pública de un país (por ejemplo plagas de especies invasoras)… Sin embargo, lo más frecuente es que se utilice este tipo de medidas como excusa para imponer lo que suponen sanciones o restricciones económicas de facto.

En este caso, no es que lo digamos nosotros, es que objetivamente no se está tratando a todos los países por igual, y se está perjudicando notoriamente a España.

FUSIONES BANCARIAS EUROPEAS

Quizás la tarea pendiente más importante en la economía europea, y que en la etapa post Covid-19 va a tener que realizarse de manera acelerada, es la fusión o unión bancaria intraeuropea. Es decir, la fusión transnacional de los diferentes bancos de cada país, configurando varios mega-bancos de escala europea.

Hay dos puntos importantes en este alumbramiento, por un lado cuántos grupos bancarios habrá; pero, y sobre todo, quienes serán las cabezas de los mismos. Es decir, que bancos dirigirán estos mega-grupos bancarios de Europa.

A nadie se le escapa que hay varios bancos españoles que pueden ser candidatos a encabezar al menos algún grupo bancario europeo, y que además la posición actual de Luis de Guindos podría ayudar a ello.

LA BANCA ESPAÑOLA OBJETO DE DESEO EUROPEO

Aunque muy diversificados, obviamente una crisis económica que afecte más a España, afectará sobre todo más a los resultados de la banca española, tanto por la merma de sus ingresos recurrentes, como por el aumento de provisiones. Esto si duda afectará a la posición negociadora de éstos de cara a estas fusiones o integraciones.

No olvidemos que desde el inicio de la crisis del Covid19, los grandes Fondos Buitre han aprovechado para tomar una participación importante en todos los bancos españoles, como ha alertado el Doctor en Economía Guillermo Rocafort, cosa que guarda relación con todo el escenario que estamos describiendo.

Y todo esto en un escenario de un Brexit sin cerrar; en el que no está claro el poder que tendrá el todopoderoso centro financiero de la City londinense; con un nuevo Acuerdo Comercial con EEUU en ciernes, y en el que en definitiva, probablemente cada país esté tejiendo su red de alianzas en función de sus intereses particulares.

España se juega mucho. Se trata de un proceso de una importancia capital para la economía española, y el Gobierno, cegado por el Plan Europeo de Recuperación, parece no enterarse de lo que está sucediendo ante sus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *