TURQUIA ENVÍA MERCENARIOS ISLAMISTAS CONTRA ARMENIA

Azerbaiyán es una marioneta de Turquía. Podría decirse que  Azerbaiyán posibilita realizar a Turquía lo que Erdogan no puede o quiere hacer directamente.

En este caso, Turquía quiere expulsar a los cristianos de Oriente, y en concreto, expulsarlos del espacio post-otomano (al que considera su patio trasero). Para lograr este sueño hegemónico, el camino pasa por borrar a Armenia del mapa, y el método para hacerlo es utilizando a Azerbaiyán como su perro de presa.

TURQUÍA UTILIZA MERCENARIOS PROCEDENTES DEL ISIS

Hemos visto como en los últimos tiempos, desde el declive del Estado Islámico en Siria e Irak, Turquía no ha tenido escrúpulos en utilizar mercenarios islamistas procedentes del ISIS o de alguna de sus escisiones, a modo de «mano de obra barata y fanática militar», tanto en Siria, como recientemente en Libia. 

En este sentido son alarmantes las informaciones que apuntan a un traslado de parte de estos mercenarios hacia la frontera de Azerbaiyán y Armenia, según reporta la agencia de noticias TASS (algo que obviamente no van a admitir ni Turquía ni Azerbaiyán).

Al no ser soldados regulares, podrían ser utilizados para infiltrarse en territorio armenio y cometer atentados terroristas, cosa en la que muchos de estos mercenarios tienen experiencia.

La Unión Europea, uno de los principales clientes del gas de Azerbaiyán, y que además ha financiado su gasoducto principal hacia Europa, debido al interés de la compañía Shell (anglo-holandesa), tiene que intervenir inmediatamente.

Foto original sin cambio: thierry ehrmannCC BY 2.0