PARÍS: ACTIVISTAS AFROFRANCESES ATACAN EL BULEVAR PERIFÉRICO Y UNA COMISARÍA

[VÍDEO] – Una manifestación prohibida por el Prefecto de París dio lugar ayer en París a graves disturbios con coches quemados, barricadas y enfrentamientos con la policía. Una comisaría también fue atacada por aquellos neo-franceses movilizados con el lema #JusticePourAdama.

EL CASO ADAMA TRAORÉ

Adama Traoré era un afrofrancés que fue detenido por la policía en julio 2016 en Beaumont (Val d’Oise, noroeste de París). Varios hermanos Traoré ya habían pisado la cárcel por agresiones a policías, robos y violencias, y el propio Adama ya había sido condenado varias veces por la justicia.

El 19 de julio de 2016, un equipo de policías procede a un control de identidad en el centro de la pequeñaciudad. Los agentes venían a detener al hermano de Adama, Bangui, por una violenta extorsión de dinero. El caso es que Adama escapó corriendo, fue detenido por la policía y falleció por una enfermedad cardíaca, así como lo confirmaron tres informes forenses.

UNA VIOLENCIA APOYADA POR LA EXTREMA IZQUIERDA

El comité #JusticePourAdama fue apoyado desde el principio por la extrema izquierda francesa: ya sea por el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA, trotskistas), los auto proclamados “antifascistas” o la France Insoumise (Francia Insumisa, del diputado y exministro Jean-Luc Mélenchon, un partido parecido a Podemos).

Esta extrema izquierda tiene la responsabilidad del relato que se impuso en la sociedad francesa: violencia sistémica contra las personas de raza negra o árabe, victimización, odio a la historia francesa y a los blancos como representantes de la supuesta dominación neocolonial.

LA MANIFESTACIÓN

La manifestación fue prohibida por el Prefecto de París. A pesar de ello, tuvo lugar cerca del nuevo Palais de Justice (el nuevo tribunal parisino). Desde ahí empezaron a quemar basuras y bloquearon el bulevar periférico. Instalaron barricadas y se enfrentaron a la policía. Unas violencias que se deben principalmente a la actuación de inmigrantes de segunda o tercera generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *