NO SE TRATA DE UN TERREMOTO, HAY RESPONSABLES, SE LLAMAN SANCHEZ E IGLESIAS

Por Jesús Domínguez

Hartos de estar en casa, cansados de ver la propaganda-TV que busca desviar la atención, echar balones fuera, y culpabilizar a cualquiera, excepto a quien ha tenido toda la responsabilidad en la desastrosa gestión del Coronavirus en España.

El Gobierno de los Doctores Sánchez e Iglesias nos está intentando hacer creer que esto es una especie de accidente, una catástrofe natural inesperada sobre la que nada se puede hacer, y que la única alternativa es resignarse, ya que es responsabilidad de todos, no protestes, aplaude, y que además aquí lo estamos haciendo muy bien, no como Trump.

No ha sido un terremoto que nos cogiera desprevenidos en mitad de la noche, y por lo tanto no podemos hacer nada. Se trata de algo que ya sabíamos que ocurriría, algo sobre lo que estábamos advertidos, algo que se podía haber contenido cuando solo había un foco en Torrejón de Ardoz, pero que sin embargo, se ha propagado y ha causado miles de muertes debido a una pésima gestión, próxima a la que los comisarios políticos soviéticos realizaron en Chernóbil. 

En lugar de tomar ejemplo de los países que han obtenido resultado eficaces en la lucha contra el COVID19 (algunos incluso teniendo frontera física con China) donde los damnificados se han reducido al mínimo, el débil Gobierno español, marcado por sus lastres ideológicos, asamblearios, y la corrección política, ha actuado tarde y mal, siendo el responsable de miles de muertes. Esto obedece a algo: decisiones políticas erróneas y decisiones políticas acertadas.

En Chernóbil tras la explosión de la Central Nuclear, se decidió no evacuar a la población civil pese a saber del peligro que corrían. Aquí, tras China, Irán, Corea, Italia… etc, no se realizó ningún tipo de medida encaminada a atajar el problema de raíz, siendo el resultado fatal tanto para nosotros, como para otros países donde el Gobierno de Sánchez e Iglesias ha permitido que el virus se expanda desde España.

Desde el inicio, se activó el aparato de propaganda de la Televisión pública con la consigna política de “este Gobierno es el garante del diálogo y las libertades individuales, no somos una dictadura como China, por lo que no se van a tomar medidas radicales”. A medida que la situación se hacía incontrolable asistimos estupefactos a como cada Administración del Estado, desde Comunidades Autónomas, hasta Ayuntamientos, hacían lo que les parecía, y adoptaban ocurrencias dispares, y a menudo contradictorias, sin ningún tipo de coordinación ni control, como si no hubiera un Gobierno al mando del país. Incluso vimos asombrados a como la comunidad China cerraba sus establecimientos y huía a su país, ante la inacción existente.

Fueron momentos de caos y confusión, donde por ver primera asistimos a la aparición espontánea de bulos y audios falsos, quizás con el destino de desacreditar las advertencias, denuncias y llamadas de socorro verdaderas que se estaban lanzando desde hospitales, y comunicadores como Iker Jiménez. 

Al Gobierno de Sánchez e Iglesias, lleno de Ministerios y cargos políticos, como los Soviets de la URSS en Chernóbil, solo se preocupó desde el primer momento del manejo los medios y la información pública, de filtrar la información a cuentagotas, y de buscar un responsable ajeno a ellos, mientras los ciudadanos tenían que buscarse la vida. Por que han sido los ciudadanos, a través de cofradías religiosas, asociaciones, e iniciativas voluntarias generosas, los que desde el minuto uno desarrollaron una red de apoyo social y trabajo colaborativo para la confección de mascarillas, batas, y demás material sanitario que necesitábamos de manera urgente. El Gobierno solo se ha acordado de la ciudadanía para intentar “culpabilizarla”, magnificando anécdotas puntuales de personas que han roto la cuarentena, para desviar la atención de los apabullantes datos de muertes.

La famosa serie que retrata lo acontecido en Chernóbil empieza con estas palabras “Cual es el costo de las mentiras. No es que las tomemos por verdad, el peligro real es que si oímos suficientes mentiras, entonces no podemos reconocer la verdad…”. ¿Hubiera pasado lo mismo si le hubiera tocado lidiar con este problema a otro Gobierno? No lo sabemos, pero lo que si sabemos a ciencia cierta, lo que es una verdad indiscutible, es que el Gobierno de Sánchez e Iglesias son los responsables de cuanto acontece, y que han sido los responsables directos de miles de muertos. Urge echarlos, es cuestión de vida o muerte.


Foto sin cambio: Declaración conjunta de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez (at 8min 50s) – PODEMOS – CC BY 3.0