MARRUECOS UTILIZA EL COVID19 COMO ARMA CONTRA CEUTA Y MELILLA

Sin llamar la atención de los medios más allá del ámbito local, desde hace unos dos años (exactamente desde, y seguramente por, la llegada de Sánchez al poder), Ceuta y Melilla han sido objeto de una lenta, pero imparable maniobra de asfixia económica, que ahora se ve acrecentada por el cierre de fronteras total que ejerce Marruecos contra nuestras dos Ciudades Autónomas, bajo la excusa del COVID19.

Todo empezó en Melilla en verano de 2018, cuando repentinamente, y sin mediar aviso, Marruecos procedió al cierre unilateral de la aduana de Melilla. Esta situación ha provocado unas enormes pérdidas económicas, ya que cerca del 70% de la mercancía que llega a Melilla, tiene como destino Marruecos, y además cierra el grifo del denominado “comercio atípico” transfronterizo.

No ha sido algo aleatorio ni un calentón, si no que obedece a un plan perfectamente definido, y tras la primera fase de prueba contra Melilla, tras haber comprobado que esta estrategia de asfixia ha funcionado, el dictador marroquí ha replicado la misma acción contra Ceuta.

MARRUECOS TIENE UN PLAN: AXFISIAR CEUTA Y MELILLA

Este Plan ha seguido unos pasos muy bien definidos, y siguiendo los tiempos que le han interesado a Marruecos para terminar la construcción de las infraestructuras alternativas a las existentes en Ceuta y Melilla. Primero empezó por Melilla, pues era lo más rápido, tras poner a punto el Puerto de carga de Nador, y solamente han dejado funcionar a Ceuta, por que les ha interesado mientras se terminaba el proyecto estrella de Mohamed VI, el puerto de aguas profundas denominado TangerMed.

Este faraónico proyecto va a posibilitar a Marruecos no solo obligar a todas sus empresas e importadores a utilizar TangerMed como terminal de carga, si no que posibilita la llegada de grandes cruceros turísticos.

Y es que este es precisamente el gran proyecto faraónico del Sultán de Marruecos, la creación de una Neo-Marbella low cost, destinada (como no podía ser de otra forma) al público inglés. Es decir, la transformación de la zona norte de Marruecos en un destino turístico internacional de-lux, mezcla de las playas de Túnez y la exuberancia de Puerto Banús, pero con precios de Magaluf. Esto por supuesto, con la colaboración y ayuda del Reino Unido, siempre deseoso de debilitar España para poder apuntalar su anacrónica situación en Gibraltar.

Además, como puntilla, y mientras se termina de desarrollar todo este gran proyecto, Mohamed V ha anunciado la creación de una Zona Franca Comercial en Castillejos, justo debajo de Ceuta, con el claro mensaje de “no hay excusa” para que nadie vaya a territorio español a realizar actividad económica de ningún tipo.

EL COVID19 COMO ARMA DE BLOQUEO

Seguramente nos haya llamado la atención estos días las noticias sobre marroquíes que desesperadamente intentaban cruzar a nado a Marruecos, desde Ceuta y Melilla. ¿Cómo puede ser eso posible? La explicación es muy sencilla, utilizando como excusa el COVID19, Marruecos ha realizado un cierre total de fronteras cercano al famoso bloqueo a Cuba o a Irán por parte de los EEUU, solo que en este caso, nadie ha protestado por ello.

Este bloqueo se ha llevado hasta tal extremo, que los ciudadanos marroquíes en Ceuta y Melilla, no han podido regresar a sus países, y solo han podido hacerlo vía Algeciras. Es decir, que en lugar de cruzar la frontera tranquilamente, el Gobierno marroquí les ha obligado a realizar un viaje de miles de kilómetros, con el solo objetivo de utilizar esta crisis como herramienta de desgaste.

De hecho, Marruecos ha jugado también con la situación de los españoles en Marruecos, impidiendo su regreso a España, utilizando de este modo, tanto a los marroquíes en Ceuta y Melilla, como a los españoles (muchos de origen marroquí) en Marruecos, como arma de propaganda. En este contexto, es significativo que la Asociación de Amigos del Pueblo Marroquí-ITRAN, haya emitido un comunicado de denuncia al Estado español por “racismo” en las repatriaciones, a la par que guarda silencio sobre el mencionado bloqueo marroquí.

Y todo esto, sin olvidar el alarmante rearme del Ejército de Marruecos sobre el que La Dialéctica Nacional publicó un detallado artículo en exclusiva.

¿A que espera España para reaccionar? 

Foto original sin cambio: MehdiBitw98CC BY-SA 4.0