LUZ VERDE A LA FABRICACIÓN EN CADENA DE RESPIRADORES DISEÑADOS POR CIENTÍFICOS ESPAÑOLES

La Agencia Española del Medicamento ha aprobado el diseño de un nuevo respirador creado por ingenieros y sanitarios españoles en la ciudad de Alcalá de Henares. El anuncio llega tras la polémica por la compra de respiradores en Estados Unidos por parte del Reino de España y que Donald Trump ha tenido que justificar en base a que el pedido era anterior a la promulgación de la ley de producción y defensa.

El pueblo español, a diferencia de sus mediocres gobernantes, ha vuelto a demostrar su eficiencia ante situaciones difíciles como la que estamos sufriendo con la invasión del coronavirus.

Tras conocerse la escasez de respiradores, decenas de makers y empresas a lo largo y ancho de la geografía española, se pusieron a luchar contra el reloj para diseñar prototipos de respiradores que pudieran salvar miles de vidas. La Agencia Española del Medicamento acaba de validar el modelo de Alcalá de Henares y el mismo ya se está fabricando en cadena por las compañías Hewllet Packard, Airbus y Einsa.

Este aparato que permite subir la saturación de oxígeno en sangre de un 70% a un 90% a personas gravemente enfermas, ha sido una creación que tiene nombres y apellidos, como son el ingeniero Luis Miguel Peñalver Barba, el director de laboratorio José Gómez Márquez, el médico intensivista jubilado José Andrés Cambronero Galache, el médico intensivista Santiago Rogero y los enfermeros de UCI Pedro Alonso, Eduardo Aparicio y Ángel Muñoz.

No esperamos para ellos menos que el justo reconocimiento de los gobernantes incompetentes, así como el deseo de que se apueste decididamente por la investigación y la innovación española.