¿LOS GOBIERNOS DE LA UE PREFIRIERON LAS RELACIONES CON CHINA, ANTES QUE LA VIDA DE SUS CIUDADANOS?

Por José Antonio Bejarano Flores
Coordinador Stop Sucesiones

¿Sería también casualidad, que tras la presentación del proyecto ‘BELT AND ROAD INITIATIVE’ (BRI) EN 2013,  la Unión Europea anunciara que su socio preferente sería China?.  

Pues debemos recordar que el  Presidente Chino Xi Jinping, llegaría a  afirmar, que su idea era vincular al menos 65 países y 5.000 millones de personas, a través de una infraestructura  económica y financiera, que supusiera 1/3 del PIB mundial y ¼  parte de todos los recursos, de bienes y servicios y  justo un año después, es decir en 2014,  la UE anunciara  que su socio preferente sería China,  

¿Es que quizás, el Espacio Económico Europeo  (EEE), con su geopolítica estratégica y socialdemocracia progresista, ecologista y globalista que le caracteriza, prefiere mejor unas relaciones bilaterales con países comunistas, antes que con EEUU o países asociados al Tratado de Libre Comercio?. 

¿Porqué  igualmente, el INSTITUTO REAL ELCANO, el INSTITUTO FRANCÉS DE RELACIONES INTERNACIONALES (IFRI) y  INSTITUTO MERCATOR PARA ESTUDIOS DE CHINA (MERICS), ALEMANIA, en 2014 apoyó y  lanzó  a  EUROPEAN THINK-TANK NETWORK ON CHINA (ETNC), como el intermediario preferente de la mayoría de socios de la UE,  en sus relaciones con el país asiático  y  no  aquellos países que están adheridos al Tratado de Libre Comercio  (TCL) con EEUU?

A nuestro entender, la situación es clarísima, la UE con un Parlamento mayoritariamente socialdemócrata y progresista, cuando Donald Trump optó a la Presidencia de EEUU, la política de lineamiento europea respecto de este gigante americano, cambió radicalmente de rumbo, pero el problema principal referido a este alineamiento o no, sobre la ayuda mutua entre UE y China, en lo que respecta a la lucha contra el Covid19, ya no va a radicar siquiera en lo que puedan aportar ambas regiones, para la solución total del problema, que sería evidente, sino esa posición de poder e influencia del gigante asiático, dentro de la UE y fuera de ella, bajo amenazas de no inversión en temas como la ruta verde, cambio climático o el 5G.

De todos los  informes que ha emitido ETNC, durante estos seis últimos años, los dos últimos se han dado a conocer en este mismo año 2020, el primeroen enero, donde Europa mostraba una indefinición pasmosa, ante la rivalidad de Beijing y EEUU y el otro más reciente, hace solo unos días en abril de 2020, precisamente referidos al Covid19 y de su relación entre Europa y China.

Con estas bases podríamos entender perfectamente, como a raíz del descubrimiento de la nueva neumonía atípica, a principios de diciembre de 2019, (que posteriormente derivaría en el conocido Covid19), China ha permanecido en silencio, para no desbaratar los planes acerca del proyecto ‘BELT AND ROAD INITIATIVE’ (BRI),  hasta que por fin a inicios  de enero de 2020 y de manera no oficial,  hace partícipe a todos los gobiernos europeos, que la supuesta neumonía era en realidad un virus muy contagioso y solicitaba a la UE, la máxima discreción y colaboración mutua, o bien como lo llaman ellos “el poder blando”.

Fruto de este comunicado, la gran mayoría de países europeos en unión de varios funcionarios de la CE (según el informe emitido por  European Think-tank Network on China (ETNC) de 29 abril de 2020), se apresurarían en unos envíos de más de 50Tm, de material sanitario y suministros médicos hacia China, que en la mayoría de los casos no fueron públicos, ni publicitados, utilizando para ello y como consecuencia del cierre del espacio aéreo y de fronteras, los mismos aviones que a su vez repatriaban  a los nacionales residentes en el extranjero.

Tal sería los casos de Hungría, con su actitud pro-China, en ser uno de los primeros para prestar colaboración sanitaria a la solicitud de esta;  Francia, cuyo Presidente Macron  después de dos llamadas, una primera el día 20 de enero y otra el 18 de febrero, a su homólogo Yi Jimping, este se apresuraría para mandarle a finales de febrero, una primera donación, consistente en 17 Tm de material sanitario de sus reservas estratégicas y otra a principios de marzo; Italia, como primer país afectado por coronavirus en toda Europa, por dos personas chinas procedentes de Wuhan el día 30 de enero,  se solidarizaría con la entrega de un avión de material médico y sanitario, a principios de febrero, el mismo que a su regreso repatriaría a personal italiano y de otras nacionalidades europeas, en palabras de su Ministro de Relaciones Exteriores Luigi Di Maio (curioso por cierto que solo unos días después, el día 12 de marzo,  un avión  cargado con donaciones de la Cruz Roja China llegaría  a Italia);  Los Países Bajos, sería otro caso parecido, ya que el mismo día que Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus como Director General de la OMS, a principio de febrero, lanzara el mensaje de escasez global en material de protección sanitaria, Holanda otorgaría unos derechos especiales a China, con la entrada en su territorio de un avión chino, para la recogida de una gran cantidad de material sanitario, con destino a Wuhan; Polonia, en parecidos términos,  el Presidente del Sejm polaco, Marszałek Sejmu Rzeczypospolitej Polskiej  de la Cámara Baja,  se reuniría con el embajador chino el 19 de febrero y le informaría  sobre la donación de un envío de miles de mascarillas quirúrgicas a China, a la que respondería unos días más tarde el gobierno Chino, concretamente el 4 de marzo, con un cargamento hacia Polonia.

Portugal, con su posición estratégica de no confrontación con China,  por su mal etiquetado, no haciendo declaraciones de responsabilidad hacia ese país y sobre todo, como ocultó deliberadamente el brote inicial en Wuhan, le valdría en ser unos de los primeros países Europeos, en recibir ingentes cantidades de material médico y sanitario. Desde el 1 de marzo hasta el 6 de abril, las entregas a Portugal han sido constantes en incesantes. España igualmente colaboraría con la donación de  dos cargamentos, uno a finales de febrero y otro a principios de marzo (según lo publicita el Instituto Real Elcano, por su participación y colaboración  directa con el European Think-tank Network on China, ETNC del informe de  29 abril de 2020,  D. Mario Esteban y D. Ugo Armanini)  – a pesar que en nuestro país,  no teníamos reserva estratégica alguna-  y que el señor Sánchez posteriormente se comprometería a crearlo, una vez que tengamos capacidad de autoabastecimiento, según nos comunicó en rueda de prensa el día 21 de marzo)el resto de países como Letonia, Noruega, Bulgaria, República Checa, Austria, Alemania, Grecia, Rumania, Eslovaquia, Suecia, Suiza y Reino Unido, exactamente igual, en mayor o menor medida, han sufrido una dependencia excesiva del gigante chino, en los suministros de material y equipos médicos, para combatir la pandemia, dándose la casualidad de que estas ha sido directamente proporcional, a los servicios prestados por la ocultación del virus en su fecha inicial, desde mediados de diciembre de 2019, hasta mediados de febrero de 2020, así como la facilidad para establecer negocios estratégicos de todo tipo, o permisivos con los ya iniciados a través de sus distintas relaciones bilaterales en toda la UE (sobre todo en lo que se refiere a nuevas tecnologías y 5G), que vayan a ser necesarios, hasta la consecución de laBelt and Road Initiative (BRI)”.

Con estos prolegómenos, sería fácilmente entendible la colaboración del informe: COVID19 AND EUROPE-CHINA RELATIONS. “A COUNTRY-LEVEL ANALYSIS”, -de las 20 distintas Fundaciones y Tink-Tank europeos, entre la que estaría incluida la Fundación Real Elcano-  para  poner muy claramente de manifiesto que, aunque existe una gran rivalidad entre Europa y China, referidas sobre todo a las inversiones inmobiliarias, construcción, nuevas tecnologías, robótica,  5G y más recientemente la colaboración entre países de la Unión Europea y China, acerca del apoyo prestado en la lucha contra el Covid19,   igualmente de cierto sería, la división interna dentro de la UE, referidas a los países norte/sur, así como la de sus propios funcionarios,  entre las que destacaremos la divergencia entre URSULA VON DER LEYEN, como Presidente de la Comisión Europea  y JOSEP BORREL como alto representante de la UE, en relación a los dos principales asuntos, que en estos momentos subyacen en toda la UE.

De una parte tendríamos las divergencias de los distintos países dentro del espacio europeo, acerca de las relaciones comerciales con China, e incluso de los componentes del G7, (como serían, Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido), en lo que respecta a la expansión comercial e industrial que ya tiene puesto en marcha China, con la llamada RUTA DE LA SEDA  Ó  ROAD INITIATIVE en 2019, y de otra, la derivada por los problemas durante la crisis del Covid19,  ya que dentro de lo que ha supuesto y supone todavía la lucha contra el coronavirus,  países como España, Francia, Italia o Grecia, han mantenido una colaboración mutua preferente con China, antes que con sus propios socios de la UE y del G7, e incluso con sus propias empresas nacionales.  

Ante esta situación, el informe de European Think-Tank Network on China (ETNC) de 29 abril 2020, en su revisión de pares, por lo que respecta a España, nos pone el modelo chino como ejemplo a seguir, por su colaboración sanitaria y de estrategia  geopolítica con China y por lo que respecta al Instituto Elcano, aunque al inicio de dicho informe, declina toda responsabilidad, sobre la opinión expresada por sus autores,  JHON SEAMAN como editor y el análisis por revisión de pares a cargo de: MARIO ESTEBAN (Investigador principal del Real Instituto Elcano y  profesor de la Universidad Autónoma de Madrid);  UGO ARMANINI,  (Ayudante de investigación del Real Instituto Elcano) y 30 investigadores y ayudantes más, –realizarían este informe entre el 2 y el 19 de marzo de 2020,  y aunque expresamente no lo alaben, bien es cierto que colaboran ideológicamente en el proyecto y cuyos resultados como serían de toda obviedad, favorables al entendimiento con China, excepto muy pocos países, tales como Letonia, Noruega, Suiza, Suecia, Rumanía, Polonia, los Países Bajos o el Reino Unido, que aún cuando han preferido mantener solo unas relaciones bilaterales cordiales con China, por la escasez de material sanitario en sus propios países, (donde ha imperado la pura relación comercial y no el chantaje, la posición de poder o el sometimiento), lo cierto es que, las relaciones bilaterales de los países que componen la UE con China, van a quedar definidas por la política de los distintos Ministerios de Asuntos Exteriores, cuyos máximos responsables a través de sus Oficinas Económicas y Comerciales en Singapur, llevarán adelante el proyecto “Belt and Road Initiative”,  en colaboración con la Asociación Nacional del Sudeste Asiático (ASEAN),

En la revisión de pares del caso español, Mario Esteban y Ugo Armanini del Instituto Real el Cano, nos narra las donaciones que España hizo a finales de Febrero y principios de marzo de 2020,  de material sanitario para China, aún sabiendo el Gobierno Español, que la OMS lanzó la primera alerta sanitaria, el día 31 de enero, posterior a la entrevista que Tedros Adhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud y el Presidente Chino Xi Jinping, mantendrían en  el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 28 de enero de 2020.

Tedros Adhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud y el Presidente Chino Xi Jinping, antes de una reunión en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 28 de enero de 2020 (Reuters).

 Sería dos días más tardes, es decir el 2 de febrero, cuando tendríamos el primer ingresado en la Gomera (España) por posible Coronavirus, que sería un alemán procedente de Wuhan, según  informó precisamente  el Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón,   sin embargo el Gobierno español dio evasivas al anuncio de la OMS y se limitaría a una serie de argumentos vanales, de ocultación y no investigación del caso.   A partir de aquí y justo cuando España, el día 26 de febrero contabiliza el primer infectado oficial por Coronavirus, efectúa una primera donación a China, además de otra a principios de marzo.

Para cuando el Gobierno quiso actuar, ya el día 11 del mismo mes,  España contabilizaba 2.140 infectados y dos días más tarde, 5.753 personas en el cómputo total.  Es decir, en los 14 días que median entre el 26 de febrero   y el 11 de marzo, (justamente cuando la OMS elevó a estado de pandemia generalizada) en España ya teníamos registrados oficialmente 2.140 personas y sin embargo el Gobierno no evitó solo tres días antes, una serie de eventos como lo fueron, el Congreso de Vistalegre, partidos de futbol, conciertos o la concentración del 8M.  Tres días más tarde, es decir el 14 de marzo, para cuando se decretó el estado de alarma, en España ya teníamos más de 6.000 afectados por el Coronavirus y 16 fallecidos por contagio, (según gráfica del Ministerio de Sanidad).  

Días después de esta fecha, sería cuando China por nuestro silencio cómplice, (ellos le llaman colaboración mutua)  igualmente efectuaría unas donaciones, tanto desde el Gobierno Central, así como de Fujian, Gansu y Nanning, al igual que las empresas  Alibaba y Huawei,  ya instaladas en España, aunque de mucha mayor cuantía.

 

Foto original sin cambio: Kremlin.ruCC BY 4.0