LA MUJER DEL POLICÍA DE MINNEAPOLIS ERA INMIGRANTE Y ASIÁTICA

La excusa del racismo esgrimida por la extrema izquierda Antifa para justificar sus agresiones y sus disturbios en Estados Unidos se hace añicos. Kellie Chauvin, quien era la mujer del policía que causó la muerte del afroamericano George Floyd, es oriunda de Laos y pertenece a la minoría asiática.

Kellie, quien ha decidido divorciarse de Derek Chauvin al no poder soportar la presión de la hipócrita sociedad norteamericana, se referió a su marido en una entrevista tras ser proclamada Miss Minnesota, como un hombre “rudo pero un buenazo por dentro».

Torturas y homicidio

Derek Chauvin detuvo a George Floyd por un delito de estafa. Éste ya había sido condenado varias veces por la justicia: en 1998 por un robo, en 2007 fue condenado a 5 años de cárcel por un robo usando un arma, en 2002 y 2005 por consumo de cocaína.

Floyd estaba bajo la influencia de drogas

Según el Washington Post, el delincuente estaba bajo la influencia de drogas cuando intervino el agente Chauvin, lo que puede haber sido lo que ocasionó el fallecimiento del afroamericano. El excesivo celo del agente de policía en el desempeño de sus funciones, condujo a la muerte del detenido en lo que puede parece ser un delito de torturas que ha ocasionado un homicidio que no aparenta que sea doloso.

No existe ninguna motivación racial en los hechos, lo que constata la putrefacción de parte de la sociedad norteamericana, punto de origen de la izquierda posmoderna progre que carcome al mundo occidental.