Francia conmocionada tras el asesinato de una joven de 18 años por un reincidente

Francia está en estado de shock. Se encontró el cuerpo sin vida de la joven Victorine Dartois el pasado 28 de septiembre, en un río no muy lejos de Lyon. Ha sido estrangulada por Ludovic Bertin, un reincidente que confesó. El hombre ya ha sido condenado en el pasado por más de una decena de delitos (drogas, violencia, uso de arma de fuego…).

El asesino no conocía la víctima

Según los elementos que el fiscal ha dado a conocer, Ludovic Bertin no conocía a la víctima. Estaba corriendo cuando se encontró con la joven y, según la versión de los hechos del supuesto asesino, este último se acercó a la víctima, lo que dio lugar a une discusión y el hombre de 25 años la estranguló.

¿Podría tratarse de una violación?

Fotos del Facebook de la joven Victorine Dartois

El supuesto asesino niega haber agredido sexualmente o violado la joven Victorine Dartois. Algo que la opinión pública no se cree: primero, porque el hombre es un reincidente que ha cometido todo tipo de delitos, y segundo porque se encontró el cuerpo de la joven sin su pantalón, además los cientÍficos consideran que fue un tercero el que se lo quitó.

La opinión pública francesa está harta

Ludovic Bertin, supuesto asesino de Victorine Dartois

Los franceses están en estado de shock emocional y este asesinato ha ocasionado muchísimas reacciones en las redes sociales.

El principal debate que se ha reactiviado en Facebook o en Twitter es el de la pena de muerte. Ésta fue abolida en el país galo por el gobierno socialista de François Mitterrand en 1981. Algo que se hizo únicamente por vía parlamentaria, sin pedir su opinión al pueblo francés por referéndum.

Según el sondeo, llevado a cabo por la asociación de izquierdas Fundación Jean Jaurès, el periódico Le Monde y el Instituto Montaigne, publicado el pasado 14 de septiembre, el 55% de los franceses están a favor de la pena de muerte. Pero la democracia no se aplica a todos los temas: las élites franceses tienen miedo de pedirle su opinión al pueblo, porque saben perfectamente que sus opiniones progres serían minoritarias en el país galo.