FISCALÍA Y SERVICIOS DE INTELIGENCIA IGNORARON EL TESTIMONIO DEL IMÁN DE RIPOLL

Según se ha podido saber, la declaración clave del testigo más importante en Bélgica y del cual se había pedido comisión rogatoria internacional a este país por los atentados acaecidos en Barcelona el 17 de agosto de 2017, fue pasada por alto y no fue tenida en cuenta. Todo parece apuntar a que esta información pasó desapercibida o quedó soterrada debido a la gran cantidad de material que formaba parte del sumario. Para ser más concretos, el contenido íntegro de la Pieza 1 (es la principal), la cual ocupa 30 tomos y aproximadamente unos 13.000 folios, además de otras once piezas con unos 100.000 folios en total.

Posiblemente tambien ayudó a esta situación, el hecho de que fuera mantenido bajo secreto judicial absoluto este sumario durante casi un año (fue parcialmente levantado en julio de 2018). El testimonio crucial del que hablamos, es el presidente de la mezquita Youssef de Diegem (Bélgica), que afirma que Abdelbaky es Satty (el organizador de la matanza), hablaba por teléfono desde ese país con «los servicios secretos españoles» el año anterior al atentado de Las Ramblas. Esta información estaba oculta en un CD Rom que la Guardia Civil había entregado al juez con un resumen impreso del contenido del disco en el que ni siquiera se citaba a Soliman.

En esta cadena de errores se fueron sumando más, como el cometido por la Fiscalía al remitir al magistrado Fernando Andreu, del Central 4 de la Audiencia Nacional, el informe completo original en neerlandés de la Fiscalía Federal belga y no incluir copia impresa de la traducción al castellano, así como tampoco mencionar a Soliman.