ES NECESARIO FRENAR LA AMENAZA MARROQUÍ

Por Alberto Grasa

Hace exactamente dos meses, advertíamos del rearme marroquí.

Acertábamos al decir que se estaba gastando Mohamed en armas lo que no le llegaba para desarrollar su país, y ha seguido comprando armamento estos dos meses: Obuses franceses Caesar y misiles MicaLV, contratos para nuevas fragatas FREMM, todo esto a Francia, que parece no darse cuenta con quien negocian… 

El respaldo a cualquier posible respuesta a una acción militar con sus armas nuevas, equivalente al niño que pega a otro en el colegio y después se refugia tras su primo mayor, lo busca en Estados Unidos, a quien ha llegado a ofrecer cambiar las bases del Estrecho, de la OTAN en teoría, de Rota y Morón a territorio marroquí.

El objetivo está claro, tras una agresión a España o Argelia, llorar a los USA que le quieren pegar y peligran sus bases.

YA HAN EMPEZADO A ATACAR ESPAÑA

No militarmente, aparte de que no pueden hasta que no se armen más, si no porque han encontrado el punto más débil del débil gobierno marioneta español. Hay que recordar que Marruecos no es capaz de desarrollarse por sí sólo, siempre lo ha hecho a costa de España, desde su independencia hace 60 años. Ya sea llorando ayudas que después se gastan en armas, amenazando con vetar caladeros de pesca si los pesqueros españoles no les empleaban a sus ciudadanos, ocupando territorios españoles cuando España tenía a un enfermo al frente (Franco de mayor o el indigente mental de ahora).

El punto débil español es hoy una economía hecha trizas y un gobierno prescindible (y también la oposición). Los españoles, su tierra e intereses tan desprotegidos y a su suerte como en mayo de 1808.

Por la economía han empezado, anulando Ceuta y Melilla, sustituyendo sus funciones de paso de mercancías con sus puertos nuevos de Tanger Med y Port Nador West Med, cerrando las fronteras ceutíes y melillenses y cambiando el porteo, contrabando a pequeña escala en resumidas cuentas, por la piratería a  gran escala de atraer el tráfico de mercancías a esos puertos quitando tasas, protecciones y vigilancia del contrabando, y dejarán practicar hasta el tankering. Va a peligrar hasta el negocio del puerto de Algeciras. Hasta cuando la diplomacia española fue a arrodillarse ante Mohamed y reabrir tras el confinamiento las fronteras en Ceuta y melilla, le espetaron que ellos cerraban con la excusa del Covid. 

Pretenden crear una nueva Costa del Sol en su litoral, no para atraer turistas nuevos, sino directamente para competir con el turismo español. Porque siempre se desarrollan predando sobre la riqueza española, no creando nada nuevo.

Pretenden crear zonas industriales alrededor de Tanger Med, con mano de obra barata (por eso no quieren que anden cruzando la valla de Ceuta) y no muy formada, lo suficiente para crear compuesto básicos para la electrónica y la automoción. Ya se llevaron la Renault contra los potenciales puestos de trabajo de franceses (seguid, seguid vendiéndoles armas) y españoles, y aspiran a fabricar los vehículos eléctricos, para los que es fundamental el mineral telurio… y ya vamos enlazando con el interés en invadir aguas canarias y quedarse con el yacimiento de telurio del monte Tropic. Desde luego, antes han de eliminar al Polisario en la retaguardia y que no peligren los misiles que instalen en la costa de cara a Canarias.

Al competidor africano por la supremacía en la región, Argelia, ya le tienen separado y con las fronteras cerradas desde hace tiempo. Pero toca cerrar a España.

Han empezado con las fronteras físicas de Ceuta y Melilla, que como beneficio secundario traerá el ahogo económico de ambas ciudades españolas, y ofrecerán la soberanía compartida. 

Pero lo mejor es expulsar a los intereses empresariales españoles, y si puede ser, quedarse con las fábricas. Van a usar todo tipo de excusas, y hoy mismo ha sido la del Covid.

Absurda excusa en un país donde los focos de la pandemia abundan por todos los lados, y la conciencia sanitaria de sus habitantes es tan nula, que hace poco tuvieron la última epidemia de rabia por la violación grupal de una burra.

Ante todo esto, España y su inútil clase política siguen mirando para otro lado. La respuesta, hoy mismo, debería ser:

  1. Devolución en masa de marroquíes, nacionalizados o no, que vivan en España. Bastante es ver que se desarrolla Marruecos, no por mérito propio, si no a costa de España, y además mantener económicamente en nuestro país una quinta columna de un millón de sus paisanos. 
  2. Aumentar exponencialmente la inversión en Defensa.
  3. Al igual que Marruecos hace y deshace con sus fronteras, intereses y empresas extranjeras que se instalan allí, España debe imponer tasas astronómicas a todos los productos que lleguen de Marruecos, o hayan pasado por los puertos de Tanger Med y Port Nador West Med, evitando la competencia en España, o si el destino es el norte de Europa, obligándoles a un porte marítimo de un par de miles de kilómetros y el retraso añadido.

El buenismo, y más con Marruecos, no ha traído más que desgracias al Pueblo Español y su economía, y sólo ha beneficiado a cuatro aprovechados.   

Foto sin cambio: UNclimatechange – CC BY 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *