El Gobierno quiere sacar los putxs a la calle

La nueva Ley de Libertad Sexual pergeñada por el Gobierno del bulo con el apoyo de los separatistas de ERC, pretende acabar con los prostíbulos tan frecuentados por cargos del PSOE de Andalucía, así como fundar un chiringuito subvencionado con 140.000.000€ para crear una agencia de colocación de prostitutas en plena crisis. Y todo ello sin haber abonado aún ERTEs, paro y pensiones.

Está por ver como reaccionarán a esta ley los progres transmaricabollo, tan contrarios al lobby feminista abolicionista de la prostitución. Durante el verano, ya hubo un enfrentamiento entre feministas y partidarios de la teoría queer.

Para la formación separatista de extrema izquierda ERC, en ningún caso la nueva legislación debería permitir la expulsión del país de meretrices en situación ilegal. Para los independentistas, a las prostitutas hay que protegerlas y por eso se muestran partidarios de crear chiringuitos con dinero público que ayude a las migrantes irregulares.

Mientras esta ley se empieza a tramitar, Irene Montero comienza a hacer entrevistas para desmentir unas supuestas infidelidades de su marido, un político que destaca por su dinero y poder, pero también por su falta de atractivo físico que no es problema para la ex-cajera que comparte cama con el Vicepresidente en el casoplón de lujo de Galapagar.