El Gobierno del bulo exige a Putin investigar el caso Navalny

Después de que Ángela Merkel asegurara que Alexei Navalny había sido envenenado por un agente químico llamado Novichok, el gobierno del bulo español ha exigido a Rusia una investigación exhaustiva para esclarecer el «envenenamiento» de un opositor que durante años ha sido incapaz de movilizar a una oposición que inquietara mínimamente al Kremlin.

El supuesto envenenamiento de Alexei Navalny guarda una estrecha relación con el crimen del político ultraliberal Boris Nemtsov. En ambos casos se trata de agentes que habían fracasado en su intento de movilizar a la sociedad rusa contra Putin y que no suponían ningún tipo de amenaza para la estabilidad del sistema político ruso. En el caso concreto de Navalny, partidario de una Crimea rusa, podemos afirmar que era de provecho para el Kremlin porque canalizaba posibles descontentos que pudieran derivar en violencia.

Manifestaciones en Alemania

La acusación de la líder alemana progre, viene sucedida de una multitudinaria manifestación en Berlín en la que cientos de miles de manifestantes patriotas cercaron el Reichtag para exigir libertad. Algunos de los presentes que portaban banderas rusas junto a banderas alemanas e imperiales alemanas, solicitaron a Vladimir Putin ser liberados de la dictadura de Merkel.

Gobierno español y sus aliados exigen una investigación a Putin

La coalición entre el PSOE y Podemos ha exigido a Rusia investigar el supuesto envenenamiento de Navalny y numerosos comunistas soviéticos han callado ante sus jefes Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

Foto original sin cambio: Alexey Yushenkov / Алексей ЮшенковCC BY-SA 3.0