El Gobierno anuncia que se quedará con gran parte de los ahorros de tus padres

Después de que José Luís Ábalos anunciara la posible instalación de peajes en la autovías públicas con el apoyo de grandes empresas privadas como Abertis, ahora María Jesús Montero informa que planea subir el impuesto de donaciones y sucesiones bajo el eufemismo de la armonización. La medida, que perjudicará a las comunidades de Canarias, Madrid, Cantabria o Andalucía, pero no a la Vasconia que mantiene el «Cupo Vasco», fue una condición indispensable del separatista Gabriel Rufián para poder alcanzar un pacto con el gobierno del bulo.

Según el político catalán que apuesta por la soberanía y la independencia, la Comunidad de Madrid es un paraíso fiscal que no puede ejercer su autonomía fiscal por haber gestionado mejor sus recursos. Así es la incoherencia de la hipogresía que quiere subir los impuestos de sucesiones y patrimonio a una Comunidad de Madrid que le está arrebatando empresas a la Cataluña del Procés.

La Comunidad de Madrid, Canarias, Cantabria o Andalucía tienen bonificado el impuesto de sucesiones con familiares directos y según la ministra eso genera un agravio comparativo con autonomías como Asturias, que no pueden quitarlo porque se gastan el dinero en chiringuitos y jetas puestos a dedo.