¿El fin del Imperio Americano?

Aún consternados por las imágenes del asalto al Capitolio, sin terminar de creernos que pueda haber sucedido en el espejo democrático, que ha sido utilizado como referencia para la configuración política, por numerosos países.

Si la firma del Tratado Comercial EEUU-China supuso el fin del Multilateralismo económico, y el reconocimiento implícito del liderazgo económico Chino, el asalto al Capitolio puede suponer el fin de la era del liderazgo político internacional, para la que parecía la democracia más consolidada del Mundo. 

LA ERA DE LA CRISPACIÓN 

Dicen que América es la tierra de los extremos, y en este sentido, hemos visto cómo la extrema izquierda en EEUU ha marcado el ritmo de la campaña electoral, utilizando cualquier excusa para sembrar las calles con violencia indiscriminada.

Lejos de cortarla de raíz, y de desvincularse por completo, los demócratas han jugado al filo de la navaja con estos movimientos extremistas, justificándolos mediáticamente, y tolerándolos allí donde han tenido el poder de hacerlo (Seattle, Portland…).

Al final este juego de aprendices de brujo ha fermentado un clima de crispación social, que ha alimentado los extremos, y que probablemente provocará la desaparición política de Trump, y el afianzamiento del mandato de Biden (con una renovada imagen de moderado) durante las próximas dos legislaturas.

EN ESPAÑA, COMO SIEMPRE, AL REVÉS. 

Estas imágenes surrealistas, criticadas duramente por Podemos, extrema izquierda, y separatistas, se quedan en una especie de juego de niños, al lado de los «Rodea el Congreso», al Parlamemt, o el referéndum del 1 de Octubre. En EEUU los asaltantes cumplirán duras penas de prisión, aquí en España, se les premia con puestos de Gobierno.