EL ALCALDE DEL PSOE DE ALCOBENDAS CONTRADICE AL GOBIERNO Y ANUNCIA TEST MASIVOS

Tras el escalofriante número de positivos detectados con los test realizados por el Alcalde de Torrejón de Ardoz (cerca del 22% de seroprevalencia y más de 5000 positivos asintomáticos o leves), varios periodistas apesebrados han cuestionado esas cifras en base a los trabajadores no residentes analizados en el estudio o a cuestiones puramente administrativas de la marca de los test. 

Después de que se tengan los resultados del estudio epidemiológico que Alcobendas ha anunciado por carta que va a hacer a todos sus vecinos, y otros tantos municipios hagan lo mismo en cadena, los críticos a los test masivos carecerán de argumentos para negar los números que arrojen dichas pruebas.

Alcobendas no sería el único municipio con Alcalde del PSOE que objeta al Gobierno del bulo de Pedro Sánchez. La mayoría de los mandatarios socialistas de la Comunidad de Madrid han solicitado test masivos a cargo de Isabel Díaz Ayuso, estando alguno de ellos, como la Alcaldesa de Alcorcón, dispuesta a comprar sus propios tests.

En el caso de Alcobendas ha sido el propio Gobierno municipal quien ha informado a los vecinos por correo que están a la espera de la autorización de la Comunidad de Madrid para realizar tests a los más de 116.000 habitantes del municipio. Un gasto que correría a cargo de las arcas del Ayuntamiento.

Críticas infundadas

Desde la cadena Ser se criticó que dentro del estudio epidemiológico realizado por el Alcalde de Torrejón, se analizara a los trabajadores del municipio que viven en otras localidades. Igualmente, desde el medio socioliberal, se acusó al Equipo de Gobierno de la localidad del Valle del Henares de haber hecho los tests a los residentes de la Base Aérea de Torrejón y que legalmente viven en el término municipal . ¿Quizá se está buscando que no se puedan cotejar datos por zonas porque el Ministerio de Defensa prohibió hablar a militares provenientes de los juegos de Wuhan con extraños procesos gripales?

Por otro lado, el diario El Confidencial señaló en base a una información aportada por el diario El País, que los supuestos tests de Torrejón de Ardoz eran los One Step SARS-CoV-2 de la compañía Hangzhou Testsea Biotechnology, los cuales «estaban en la lista negra» de la FDA para no ser distribuidos en Estados Unidos. 

Lo real es que la FDA prohibió su distribución hace 15 días como consecuencia de que la propia marca había «retirado voluntariamente la notificación» previa en la FDA. De lo que se deduce problemas más administrativos que relacionados con la salud. De hecho, los supuestos tests tienen permitida su comercialización en una Unión Europea que es mucho más garantista en protección de la salud que la FDA, como se puede comprobar al ver que en territorio europeo están prohibidos aditivos como el ADA, el BHA o el BHT entre otros muchos conservantes y potenciadores del sabor permitidos en Estados Unidos.

Foto original sin cambio: Département des YvelinesCC BY-ND 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *