EEUU, ESPAÑA, CHILE, Y MACEDONIA, EN EL PUNTO DE MIRA DE SOROS

Cuatro países en los que se ha utilizado la violencia radical contra la Democracia y el Estado de Derecho. Cuatro escenarios distantes, aparentemente inconexos, con sus propios ritmos, en los que se crean conflictos para provocar inestabilidad, con el objetivo de derrocar Gobiernos, fragmentar o trocear la nación, y acabar con su soberanía.  

En los cuatro casos se han utilizado los mismos métodos a escala diferente: utilizar a minorías o grupos poblacionales/étnicos (negro en EEUU, catalán en España, albanés en Macedonia, mapuche en Chile), y unos supuestos derechos en disputa, para legitimar la violencia, y la primacía de ésta, sobre la Ley y la Democracia.

Una vez abierta una “grieta” en la sociedad, y de haber normalizado el uso de la violencia para unos fines “propagandísticamente legítimos”, se pasa a la siguiente fase de perturbación. En este segundo movimiento, se incorpora todo tipo de “conflicto social” (a modo de ariete) para extender una fase de agitación generalizada, para acabar con el Estado de Derecho, con el fin último de destruir la nación.

SOROS TRÁS TODOS LOS MOVIMIENTOS SUBVERSIVOS

El caso de España lo resume muy bien la influencer Inma Sequí. Soros financió y apoyó a los lobbies separatistas “Centro de Información y Documentación Internacionales en Barcelona” (CIDOB-Centre D´Informació Internacionals a Barcelona), y “Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona” (CCCB). Conviene recordar, la deleznable actuación pro-separatista del Director del CIDOB, Jordi Vaquer, que formó parte de la vanguardia que intentó destruir el Estado español en 2017.

Por otro Soros subvencionó al Centro Henry Dunant para el Dialogo Humanitario, la organización suiza que avaló al “Relator” internacional Daniel Innerarity, elegido por Pedro Sánchez para su fallido intento de negociación con Torra.

Además, nunca podemos olvidar, como bien destapó el tuitero Andréi Kononov, que Soros (amigo de los Doctores Sánchez e Iglesias) es accionista de la cadena de Televisión “La Sexta”, el canal que más se ha significado en el apoyo abierto a las posiciones separatistas. Así mismo, todos los medios relacionados con la red de Soros y su “Open Society” actuaron al unísono respaldando a los separatistas desde el minuto cero del fatídico 1 de Octubre. Tampoco podemos olvidar el guiño (o cameo) que se brinda a “Open Society” en el video promocional separatista “Help Catalonia. Save Europe”, cuando habla de “…we are an Open Society…”-

Soros siempre presente, tanto en la apertura de la grieta… como en la siguiente fase de fracturación social que culmina con la reunión secreta entre Pedro Sánchez y George Soros en el verano de 2018, sobre la que, saltándose la Ley de Transparencia a la torera, aún no sabemos de qué temas trataron. Solo sabemos que tras esa reunión, España encabezó el efecto llamada de las mafias del tráfico de seres humanos, que se planteó la figura, que antes detallamos, del “Relator”, y que las inversiones de la red de Soros en España aumentaron, y finalmente cuajó el Gobierno de Podemos+PSOE. Por cierto, el video separatista mencionado anteriormente, lo protagonizó la actriz Anna Maruny, a la que el Gobierno de Pedro Sánchez premió contratándola en la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

MACEDONIA DE INTERESES PARA DESESTABILIZAR LOS BALCANES

La pequeña, pero estratégica Macedonia, inició su particular vía crucis en 2015, cuando el grupo terrorista albanés UÇK protagonizó un ataque en la ciudad de Kumanovo, en el norte, cerca de la frontera del país con la autoproclamada república de Kosovo. Al igual que en España nos despertamos un día no dando crédito a como la BBC mentía y cuestionaba el sistema jurídico español, en Macedonia tras el ataque de Kumanovo, la agencia Reuters respaldó que se el episodio de Kumanovo se trataba de un auto-ataque auspiciado por el entonces Presidente del país, Gruevski.

Para entender el problema de Macedonia, hay que traer a colación a Albania, a su gran (y móvil) diáspora, y a la ideología nacional-islamista de la Gran Albania. Esta ideología xenófoba ha crecido bajo la pasividad de la Unión Europea, la complicidad de varios Embajadores de EEUU en los Balcanes (nombrados por Obama, en especial el Embajador en Macedonia Jess L. Baily), y el apoyo de la red de Soros. Y esta ideología, es la cuña utilizada para desestabilizar Macedonia, y fracturarla socialmente, hasta lograr un cambio forzado de Gobierno, basado en una campaña de mentiras y miedo. Sobre todo ello hay información en abundancia gracias al periodista Cvetin Chilimanov, que además fue uno de los impulsores de la plataforma “Stop Operation Soros -SOS”.

CHILE PICANTE AL ROJO VIVO

Cuando el Papa Francisco visitó Chile en enero de 2018, se produjo una cadena brutal de atentados por parte de los separatistas mapuches, hasta tal punto, que en unas horas antes de oficiar una misa multitudinaria en la región de Araucanía, se produjeron en esa zona la quema de varios helicópteros en una base aérea, la quema de dos iglesias, y el atentado contra un carabinero. Inexplicablemente, esta activación ad hoc del conflicto pasó de puntillas por los medios de comunicación de todo el mundo.

Los mapuches son descendientes de indígenas prehispanos que habitaban en el extremo sur de Chile y Argentina. Su integración social en Chile es plena, y no existe ninguna Ley que los discrimine, pero paradójicamente, la activación del conflicto estalla con la “Petición de Perdón” por parte de Michelle Bachelet en junio de 2017. Y es que, sin duda, hay un antes y un después en Chile tras el paso de Michelle Bachelet y su alargada sombra de poder.

Bachelet implementó en Chile la agenda de Soros al pie de la letra, sin duda siendo su alumna más aventajada, hecho que la ha catapultado a las Naciones Unidas. El impacto de las medidas por ella acordadas ha sido nefasto para la sociedad chilena, y son el germen de los problemas que hoy en día estamos viviendo. La llegada masiva (y subvencionada) de migrantes caribeños (sobre todo de Haití), la deslegitimación de las Fuerzas de Seguridad del Estado (los Carabineros han perdido el respaldo legal del Estado, y sufren frecuentes ataques), el mencionado conflicto Mapuche, y la polarización de la extrema izquierda amiga de Soros (con el caso paradigmático de Giorgio Jackson) para lograr el control de la calle que no ha logrado a través de las urnas.

INCENDIO EN LAS CALLES PARA FRENAR A TRUMP EN LAS URNAS

Y al igual que ocurriera en otros escenarios mundiales, de un día para otro, utilizando una buena excusa, se inicia una violenta revuelta nihilista de extrema izquierda en las calles, para intentar cambiar (a la desesperada) los resultados de las urnas de las próximas elecciones presidenciales EEUU.

Justo después de que Trump haya logrado cerrar exitosamente el Acuerdo Comercial con China, capear el COVID19, y sobre todo (sospechosamente), días después de que haya saltado a la palestra el Obamagate, se desencadena la violenta revuelta ANTIFA contra Trump, que además está siendo manipulada por la oposición Demócrata encabezada por Biden, como el arma de último recurso para evitar la más que previsible reelección de Trump como presidente.

Escuchar a Biden echar la culpa de todo lo que pasa a Trump, por cosas que precisamente Biden hizo como Vicepresidente con Obama durante sus 8 años de mandato es poco menos que hilarante. Lo mismo que escuchar a medios de comunicación y líderes políticos mundiales (especialmente los de la Unión Europea) tratar a Trump y EEUU poco más o menos como si fuera Corea del Norte. Al final toda acción tiene su reacción, y previsiblemente veremos que una mayoría silenciosa y respetuosa de la Ley y el orden reaccionará revalidará el orden frente al caos.

Posteriormente, tras la reelección, Trump ajustará cuentas con los que han intentado utilizar estos sucesos para socavar su legitimidad, de la forma más eficaz que sabe hacer, mediante la negociación de los nuevos Acuerdos Comerciales, siendo el de la Unión Europea, el primero de la lista.

Foto sin cambio: Norway UN (New York) – CC BY-ND 2.0