Coronacrisis: España a la cola de Europa en la recuperación económica.

1 de cada 3 europeos sin empleo es español. El gobierno de Sánchez bate todos los records: desempleo, caída del pib y la única gran economía europea que no crece. Mientras todo esto ocurre, Pedro Sánchez, se dedica a insultar a sus rivales políticos por no pensar lo que a él le gustaría, es decir, «bailarle el agua», con su superioridad moral que le caracteriza.

La crisis ha golpeado con más fuerza a la economía española que a ninguna otra entre los grandes de Europa, por lo que se abre un escenario de ralentización en el crecimiento, situación que podría desembocar en una antesala de recesión si no se ponen los medios adecuados para evitarlo. Según la última lectura del índice compuesto de indicadores líderes (CLI), diseñado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para anticipar puntos de inflexión en la actividad económica durante los siguientes seis a nueve meses, España se situó en 93,2 puntos en agosto, 1,4 puntos menos que en el mes de julio, que alcanzó los 94,6. La media de la OCDE se sitúa en un 98,3 lo que deja en evidencia a España.

España se mantiene como el país europeo en el que más cayó el PIB respecto al primer trimestre, un 18,5%. En la UE, la caída fue del 11,4% y en la eurozona del 11,8%.

El paro aumenta un 0,79% respecto al mes anterior, situándose en un 16,4%, casi 4 millones de parados. El paro juvenil aumenta un 2,43%, un 45,81% respecto a agosto del año pasado, datos realmente preocupantes. Los mayores de 45 años son los más afectados en datos por rango de edad, más de 1.800.000 parados, y son ellos los que tienen que ver como este gobierno pretende impulsar el atraso en la edad de jubilación, después de estar toda su vida trabajando.

El desglose por sectores deja al sector servicios con un aumento de desempleo de un 0,76% sobre julio y un 25% sobre agosto de 2019 siendo este el sector con más parados, 2.670.601.

Parece mentira que con todos estos datos quede algún español que se crea una mínima palabra de este gobierno socialisto y progresista que con su hegemonía cultural impulsa lo que debemos pensar, cambiándolo cuando le plazca, sino véase cuando nos decían que la mascarilla era más perjudicial que beneficiosa y ahora nos la meten hasta en la sopa. Lo peor es que si quedan, y muchos, que se creen al salvador Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *