Constitucionalistas

Por Carlos Fuster

Nunca basta con disparar un cañón contra las ideas. Las ideas falsas deben ser combatidas por las verdaderas”. (Charles Maurras)

No deja de ser curioso que el mismo régimen del 78, desde la misma Constitución hasta las concesiones vergonzosas de los distintos Gobiernos de la Segunda Restauración, ha allanado el camino e incluso financiado con dinero público al secesionismo que hoy desde las instituciones, quiere romper en pedazos España.

Un régimen que no solo es el responsable de la ausencia de una conciencia nacional común por encima de ideologías y partidos, sino que además – conforme en la Transición el sentimiento nacional español iba siendo criminalizado y asociado a la mal llamada “extrema derecha” – la manipulación de las conciencias regionales por parte del secesionismo, sobre todo en Cataluña y Vascongadas, iban creciendo y tomando fuerza.

En este aspecto, la cuestión principal es que el relato autonomista y separatista cogió fuerza con la complicidad del mismo estado español. Un hecho totalmente insólito en comparación con otras naciones del mundo.

Y ante esto ¿Cuál fue la reacción del sistema? Pues escudarse en el constitucionalismo como elemento y relato que pudiese contrarrestar los desmanes del separatismo, elemento y relato que no solo se han revelado ineficaces sino carentes de contenido y llenos de complejos, frente a un secesionismo que tiene perfectamente perfilada su hoja de ruta y la va cumpliendo escrupulosamente.

Un constitucionalismo que no solo sacraliza una Constitución, la del 78, totalmente ambigua en la cuestión territorial, planteando aberraciones tales como la distinción entre regiones y nacionalidades históricas, como queriendo dar la razón al secesionismo, sino que además no es que sea solo tibio ante cualquier sentimiento identitario español, más bien es totalmente hostil a éste al ponerlo al mismo nivel que los separatismos.

Esta hostilidad hacia la Patria histórica, se adereza con un discurso tibio y hueco que empieza y termina con la imposición de esa nefasta creación de la Escuela de Frankfurt y Jürgen Habermas llamada “patriotismo constitucional”.

Sin embargo. Las reacciones ante el proceso separatista en Cataluña con sus movilizaciones en las calles de España, trajeron un resurgir del sentimiento patriótico, dando lugar a cierta esperanza de poder ser el germen de un movimiento social que defienda la Patria histórica y la identidad española ya sea en la sociedad civil o en el ámbito político que rompa totalmente con el constitucionalismo.

Y es que, de poco sirve adherirse a proyectos políticos de nuevo cuño que pretenden canalizar el sentimiento patriótico español, los cuales salvo su crítica a las autonomías, son palmeros de la misma Constitución que es raíz y madre de todos los males que asolan España

Un constitucionalismo el cual no solo se ha revelado como mercancía averiada sino también como el autor, por acción y omisión, de las distintas traiciones que ha sido objeto España desde la Transición hasta hoy, con toda clase de concesiones a quienes solo les mueve la destrucción de nuestra Patria común.

Y es que frente a la idea y relato secesionista no basta “el consenso de las fuerzas constitucionalistas” sino otra idea o relato que defienda con determinación la Patria histórica, sin pactos ni componendas.

Carlos Fuster Cerezo

Foto : © InfinautaCreative Commons Wikipedia

2 comentarios en “Constitucionalistas

  1. ¿Estaría bien que hubiesen puesto la página original con el escudo original? ¿Quizás no la ponen para que parezca que el escudo del Águila de San Juan es inconstitucional?

    1. Gracias Bergidens para tu comentario. El derecho de uso de imagenes nos limita mucho, por eso hemos tenido que usar una foto como la que pusimos.

      Un cordial saludo,

Los comentarios están cerrados.