CONFLICTO CHINA-INDIA. LA BALCANIZACIÓN DEL SUR DE ASIA

¿Por qué China e India se pelean? Esta pregunta aparentemente sencilla, no es fácil de explicar, pues se trata de un conflicto que viene de mucho tiempo atrás, y que, además, no se explica solo por estos dos actores, sino que tiene muchas implicaciones paralelas de intereses cruzados de los distintos países del Sur de Asia.

No es un conflicto solo entre países por el tema de los límites fronterizos (que también), sino que están entrelazados el tema de los recursos naturales (sobre todo el agua), conflicto étnico, religioso, accesos al mar… en definitiva, geopolítica en estado puro.

INICIO DE LOS CONFLICTOS DEL SUR DE ASIA

Para entender mejor el escenario en que nos vamos a mover, lo primero que tenemos que ubicar, es el conflicto abierto entre India y Pakistán, como principal referencia a tener en cuenta a la hora de interpretar los conflictos de la zona. De hecho, estos dos países antagónicos llevan un año al borde de una guerra total, que no ha ido a mayores, debido a que los dos países son potencias nucleares.

El inicio de su rivalidad lo encontramos en el abrupto proceso de descolonización británica, que se tradujo en varias guerras, y que es utilizado por terceras partes a modo de conflicto interpuesto, o conflicto proxy, para crear tensión en la zona, y perjudicar a terceros países (por ejemplo, a China).

El desmembramiento del Imperio Británico, creó tensiones irresolubles entre India (hinduismo) y Pakistán (islam) que afectaron negativamente a toda la zona, no solo por Cachemira, sino también por lo que hoy conocemos como Bangladés (país independiente), que en su día fue la provincia de Paquistán Oriental.

BREVEMENTE: ¿QUIEN ES QUIEN EN ESTE CÓCTEL EXPLOSIVO? 

–      CHINA. Lanzó el proyecto de la nueva Ruta de la Seda, para potenciar el transporte terrestre hasta Europa y Asia Central, y reducir la dependencia en el tránsito de aguas territoriales de otros países en sus exportaciones e importaciones. 

Tiene dos bases militares navales, en Myanmar (antigua Birmania), y en Yibuti; y una terrestre en Tayikistán. Además, está desarrollando un gran puerto comercial y logístico en Gwadar, en el sur de Paquistán (cerca de Irán) que le permita trazar un corredor directo desde territorio chino hasta el Mar Índico.

En esta línea, ha cerrado un acuerdo de cooperación marítima con Sri Lanka (antigua Ceilán) la isla Estado vecina del sur de India, que estuvo envuelta en una guerra civil, en la que India apoyó a un bando, y Paquistán al otro. Hasta tal punto, que India realizó una desafortunada intervención militar en lo que se conoce como el «Vietnam Indio».

Aliada de Irán pues es su fuente de combustible barato, y mano de obra barata para muchos de sus desarrollos de calidad, algo imprescindible para lograr escalar al podio del PIB mundial.

– INDIA. La mayor democracia de mundo, es aliada tanto de Israel como de Irán (lo cual demuestra su autonomía), además de EEUU y de Rusia. De hecho, India está desarrollando en Irán el puerto comercial en Chabahar, que le permitirá eludir a Paquistán, y es el mayor comprador de petróleo iraní tras China. 

Además, en contrapartida por Cachemira, los indios apoyan a los separatistas paquistaníes de Baluchistán. Por otro lado, India intenta quitar a China cuota de mercado como «país fábrica del mundo», cosa que en determinados sectores ya lo es (por ejemplo, vacunas).

India fue la primera potencia nuclear de la región gracias a su desarrollo propio. Paquistán se unió al club nuclear más tarde gracias al robo de tecnología.

– PAQUISTÁN. Aliada tradicional de EEUU, pero ahora sobre todo de China (por el mencionado Corredor al Índico), y de Turquía (por la rivalidad frente a sauditas e iraníes en quién es la potencia dominante en el islam). Mantiene rivalidad territorial y religiosa tanto con Irán (sunitas vs chiitas), como, y sobre todo, con India (islam vs hinduismo).

El punto más caliente es la Cachemira india, que lleva casi un año en estado de emergencia, con toques de queda y despliegue del ejército, por los enfrentamientos entre población civil y ejército indio. Todo ello en un contexto en que meses antes ha habido ataques e incursiones aéreas cruzadas entre India y Paquistán.

Y la cosa no acaba aquí, ya que los dos países comparten el agua de seis ríos que nacen en Cachemira, en función del Tratado de Agua del Indo. Las acusaciones tanto de robar el agua, como de provocar inundaciones, son continuas. 

– TURQUÍA. El último en llegar, pero él más ambicioso en su expansión, no solamente en Asia, sino en todo el mundo musulmán a través de una agresiva «diplomacia blanda» de inversiones en mezquitas y programas de ayuda externa condicionada, que estructura a través de su organización TIKA.

Con presencia militar en varios países, es destacable la que mantiene en Catar, para proteger a este pequeño (y rico) reino frente a Arabia Saudí. 

En su pugna por ser la cabeza del islam, interviene en todos los conflictos relacionados con los musulmanes, donde intenta posicionarse como actor decisor esencial, en plan «Primo de Zumosol». 

Además del apoyo a Paquistán, ha utilizado el conflicto rohinya (históricamente fomentado por Paquistán como contra-insurgencia en el conflicto con India, y la disputa de Bangladés), y el del Frente Moro de Filipinas, para justificar y asentar su presencia en el sur de Asia.

-AUSTRALIA. Podría decirse que cumple el papel del famoso «Actor secundario Bob» de Los Simpson. Su economía basada en la exportación de recursos naturales, depende de China casi en su totalidad (por eso viven tan bien). Si China ha sacado ventaja de su comercio con EEUU, Australia lo ha hecho a su vez de China.

Australia no es un país más, forma parte del núcleo duro anglosajón (CANZUK- Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido) tanto en la OTAN como en la Commonwealth.

Formó parte de la SEATO (la versión asiática de la OTAN) junto a Paquistán, EEUU, y Reino Unido, entre otros, entre los que no estaba India.

En definitiva, toda la zona está muy «balcanizada», y hay muchos intereses cruzados, que son utilizados por propios y extraños. 

Además, Paquistán, India y China, tienen bomba atómica, lo cual hace que sepan de sobra que no pueden ir a una guerra total, y utilizan los mencionados conflictos proxys (conflictos derivados o interpuestos) para desgastar al rival, y consolidar la opinión pública interna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *