CHINA DESTRUYE UNA MEZQUITA Y LA SUBSTITUYE POR BAÑOS PÚBLICOS

Lo ha leído bien. En la región de Sinkiang, en el noroeste del país, el gobierno decidió destruir una mezquita de la población uigur para substituirla por baños públicos. Los 8 millones de uigures están enfrentados al poder central por querer separarse de China. El partido comunista suele responder con una represión feroz.

LA MEZQUITA TOKUL EN SUNTAGH D’ATUSH

La mezquita Tokul fue destruida en 2018 en la ciudad de Suntagh d’Atush. Ésta acaba de ser substituida por baños públicos. No es la primera mezquita que se destruye en la región y todo viene de la voluntad del gobierno chino de desislamizar la población uigur que tiene un fuerte sentimiento separatista.

En el 2009, graves disturbios entre uigures y han (la etnia mayoritaria) causaron casi 200 muertos y más de mil heridos. Más recientemente, en el 2014, en la ciudad de Kunming, una horda de uigures asaltó a la población civil con dagas y cuchillos, y mataron a más de 30 personas.

UNA POLÍTICA DE DESISLAMIZACIÓN

El gobierno chino ya destruyó decenas y decenas de mezquitas en los últimos años. Por ejemplo, en la misma ciudad de Suntagh, la mezquita Azna fue destruida en 2019 y substituida por un distribuidor de alcohol y de tabaco. Igual en la ciudad de Hotan donde la mezquita fue substituida por una fábrica de bragas y calcetines.

Según un informe de las Naciones Unidas de agosto del 2018, un millón de uigures habrían sido detenidos por el gobierno chino en centros “de reeducación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *