AVILÉS (ASTURIAS) AMANECE CON PANCARTAS DE APOYO A LOS TRABAJADORES DE SAINT-GOBAIN

Por Florentino Acebal

Saint Gobain Cristalería, S.L. ha iniciado el período de consultas de un expediente de regulación temporal de empleo por causas organizativas y productivas para su centro de trabajo de Avilés. La multinacional plantea la suspensión contractual y la reducción de jornada de casi 200 trabajadores a lo largo de los próximos 6 meses.

Los propulsores de esta iniciativa de apoyo a los trabajadores son Acción Sindical Asturias, que se definen como un sindicato independiente, nacional y basado en la justicia social. La organización sindical aparte de mostrar dicho apoyo ha criticado la deslocalización empresarial que provoca la desindustralización de regiones como Asturias definiéndolo como precariedad.

Acción Sindical Asturias critica a las autoridades competentes tal y como comunican en el siguiente escrito, exigiendo medidas que palíen esta situación en la que se encuentran millones de españoles:

“Sin perjuicio de que las decisiones de la empresa en los últimos tiempos han ido encaminadas a trasladar la producción al exterior y a no apostar por el mantenimiento del empleo en Avilés, no debemos olvidar la responsabilidad por omisión de nuestras autoridades, quienes llevan años escurriendo el bulto sin exigir garantías ni compromisos de permanencia de ningún tipo.

No solamente sucede en Saint Gobain, se podrían citar múltiples ejemplos de inacción institucional que han dado vía libre a reestructuraciones y cierres. Algunos de los ejemplos más recientes los encontramos en la multinacional Nissan (que acaba de anunciar un despido colectivo y el cierre de la factoría de Barcelona) o Renault (cuyas plantas de Valladolid, Palencia y Sevilla presentan un futuro cada vez más incierto); ambas, principales clientes de la factoría avilesina de Saint Gobain.

Exigimos un mayor protagonismo por parte la Autoridad Laboral competente y de la Inspección de Trabajo en los procedimientos de regulación colectiva, de forma que dejen de ser meras comparsas de gestión burocrática, para pasar a ser verdaderos entes fiscalizadores de las causas, fe negocial y proporcionalidad de las medidas interesadas.”

Los trabajadores de varias multinacionales tales como Nissan ya han manifestado que ellos no desean mendigar una ayuda, que quieren trabajar, la sociedad española no desea ser condenada a la subvención, tal y como pretende el líder de Podemos, vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias.

La realidad es que si las administraciones competentes como la clase política no buscan revertir la desindustralización que sobrevuela España, junto el abandono que sufre nuestro sector primario, España quedará para ser la “Punta Cana” de Europa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *