Asturias: cómo los políticos arruinaron el Principado

Asturias es la población de España más envejecida y con menor índice de natalidad. Hay un 5% menos de puestos de trabajo que hace 40 años. El 30% de los asturianos cobran una pensión estatal, el 25% de los jovenes dejan nuestra región.

Si a esto le unimos el periodo de desindustralización que lleva sufriendo durante décadas con una tasa de desempleo del 14,2% y en menores de 25 años del 40%, el futuro que le vaticina es, cuanto menos, negro como el humo de esas barricadas que ya no existen. A continuación, desglosamos detenidamente los datos:

Más de un 15% de los vecinos de las Cuencas Mineras se encuentran en riesgo de exclusión social. Tasa de desempleo en las cuencas mineras: Langreo 22,64%, San Martín del Rey Aurelio 23,36%, Mieres 21,45%, Lena 17,10%, Ribera de Arriba 24,94%, Laviana 15,55% y Aller 15,98%. Sólo por debajo de la media asturiana se encuentra Riosa y Morcin.

¿Por qué hemos llegado a esta situación?

Cuantos menos mineros quedaban más crecía el poder sindical en las minas, sobre todo el vinculado al partido socialista, SOMA-UGT de José Angel Fernández Villa, recientemente condenado a tres años de prisión por delito continuado de apropiación indebida de fondos del sindicato. En resumidas cuentas: corrupción y tratos de favor políticos silenciando las protestas con dinero público, que al final de poco o nada acabaría sirviendo como los famosos «fondos mineros». Y una cierta comodidad, pues los mineros se quedaron en sus casas, sin bajar a la mina, ganando exactamente lo mismo y asegurando el 100% de su pensión. Claro que hay que ser justos, los mineros también cotizaban más en sus nóminas.

DESTAPANDO LA CORRUPCIÓN:

La Camocha (1935-2008) es una mina gijonesa histórica. Dicen que allí se cocinó Comisiones Obreras durante una huelga en 1957. En 2017, directivos de la mina fueron condenados a varios años de cárcel por fraude de subvenciones: compraban carbón en el extranjero a escondidas, lo introducían en Asturias y lo hacían pasar por carbón propio para cobrar subvenciones de decenas de millones de euros. Sí, era más barato comprar el carbón en el extranjero y traerlo a Asturias clandestinamente que producirlo en La Camocha.

La Intervención General de la Administración del Estado detectó la pasada década irregularidades en las ayudas a otras 46 empresas mineras por un total de 494,4 millones de euros. El gobierno de Zapatero liberó a las minas del multazo en 2009.

El centro neurológico de Barros, en Langreo, estuvo sin abrirse más de diez años después de la presentación del anteproyecto. Costó más de 16 millones de euros. Es uno de los muchos edificios construidos en las comarcas mineras como alternativa a la reconversión industrial. Construidos, vacíos y a la espera de apertura también están la Casa del Urogallo (Tarna) o el Museo de los Quesos (Morcín). Unos 26 millones de euros de los fondos mineros gastados en nada. Una investigación en 2012 de «La Nueva España» contabilizó 43 edificios e instalaciones abandonadas en Asturias tras ser inaugurados, 13 de ellos en las cuencas mineras.

Asturias es la autonomía que menos ha crecido (PIB) en democracia. ¿Tendrá esto que ver con las mayorías del Psoe en Asturias?

En definitiva, Asturias podrá ser una súper potencia verde como quiere Adrián Barbón, pero sin ningún atisbo de esperanza, pues la continua inestabilidad en la que se encuentra sumergida una de las empresas que mayor empleo genera, directa e indirectamente, Arcelor Mittal, por las amenazas de marcharse a otros países que le ofrecen un coste energético más barato, se traslada en ERTEs, EREs, despidos o cierres de empresas vinculadas al sector en nuestra región.

Foto original sin cambio: Luis García (Zaqarbal) – CC BY-SA 3.0