Apuñalan en la cara y ahorcan a un granjero blanco de 21 años en Sudáfrica

Otro granjero blanco asesinado. Brendin Horner tenía tan solo 21 años. No era ningún terrateniente, ni siquiera un propietario: era un simple trabajador al que apuñalaron y ahorcaron cerca de Paul Roux, en la provincia de Free State. Otra víctima más de los cinco ataques semanales a granjeros blancos en este país supuestamente en paz.

La policía encontró al joven en el campo donde trabajaba. Los asesinos lo han ahorcado a un poste después de haberlo apuñalado varias veces en la cabeza y en la cara, según el portavoz de la policía, Brig Motantsi Makhele.

También dijo que había sido asesinado por varias personas, sin poder decir por cuantas. Dice desconocer el motivo del asesinato, cuando desde el año 1997 ya se contabilizó más de 2.000 ataques a granjeros, la mayor parte de entre ellos blancos, es decir una media de cinco ataques semanales a granjeros blancos. Les cuesta hablar de racismo cuando no se trata de ataques a personas negras…

Nos vendieron Sudáfrica como un país próspero y en paz tras la labor del «héroe» Nelson Mandela, cuando en realidad lo que hay son represalias cuotidianas, con crímenes tan violentos que ni los medios de comunicación se atreven a hablar de éstos. Sudáfrica no tiene nada que ver con la película Invictus. Más bien se parece a La Purga. De hecho, en el 2009, un alto cargo del partido de Mandela llamó a «matar a los Boers«.