ANIVERSARIO DE LA INVASIÓN PANISLAMISTA DE CHIPRE POR TURQUÍA: ¿LA HISTORIA SE REPITE?

El 20 de julio de 1974 se inicia la Operación Atila, la sangrienta invasión de Chipre, que culminaría con la ocupación de la parte norte de la isla por parte de Turquía, un mes más tarde Turquía realizó una operación de limpieza étnica a gran escala destinada contra todos los habitantes cristianos de la isla (grecochipriotas, pero también minorías cristianas armenia y maronita).

Como consecuencia de ello, el ejército turco, rememorando las tácticas utilizadas durante el Genocidio Armenio, cometió centenares de asesinatos y ejecuciones en masa, violaciones, destrucción y ocupación de casas y propiedades, destrucción de iglesias y lugares de culto cristiano, y, además, unos 170.000 cristianos grecochipriotas tuvieron que abandonar sus casas y huir hacia la parte sur de la isla de Chipre.

Al recordar la invasión turca brutal, bárbara y empapada de sangre de Chipre en julio y agosto de 1974, también experimentamos una sensación de déjà vu con la situación actual. Históricamente, a medida que los problemas político-económicos de Turquía se agudizan, han resultado en una política exterior más agresiva de lo habitual. Es decir, ayer fue Chipre (1974), y hoy es Siria, Libia…y otros lugares

Además, es también interesante como se apelan a los mismos mecanismos subliminales para justificar este tipo de intervenciones, en la arena internacional, nunca como una política expansionista nacionalista, y siempre amparándose en la pacificación.

SIEMPRE LA MISMA EXCUSA: PACIFICAR

El 22 de julio de 1974 (48 después de iniciada la invasión), el Primer Ministro turco, Bulent Ecevit, manda un comunicado a la ONU en la que justifica su acción en Chipre en lo que él llamó una ‘operación pacífica’ con ‘el único propósito’ de cumplir con las obligaciones del tratado de Turquía ‘para salvaguardar la independencia, integridad territorial y seguridad de la República de Chipre’…. Exactamente los mismos motivos que han esgrimido hoy en día en las intervenciones de Siria y Libia, y en menor medida, en Irak.

Los 46 años de ocupación turca han demostrado que las afirmaciones de Ankara no podrían haber estado más lejos de la realidad. Hasta el día de hoy, a pesar de la adhesión de Chipre a la Unión Europea en 2004, Turquía todavía ocupa el 36 por ciento del territorio y el 57 por ciento de la costa de la República de Chipre, y no permite el retorno de los expulsados, ni los ha compensado económicamente.

Muchos de los excesos del ejército turco fueron documentados por la Comisión Europea de Derechos Humanos en un informe de dos volúmenes adoptado el 10 de julio de 1976, pero finalmente desclasificado por el Consejo de Europa el 31 de agosto de 1979. Tampoco esto ha servido para mucho.

Desde 1974, Turquía ha colonizado el área ocupada con sus propios ciudadanos en un intento descarado de consolidar la segregación y alterar la naturaleza demográfica de la República de Chipre. Prácticamente todos los rastros de la antigua herencia y cultura de los griegos y cristianos de la zona se han extinguido arbitrariamente.

TURQUÍA QUIERE LAS RIQUIEZAS DEL MEDITERRANEO

Lejos de apaciguarse, el conflicto está sufriendo una nueva escalada, no solo por el fomento de los flujos de inmigrantes ilegales a la isla desde suelo turco, si no en la medida que Erdogan ha iniciado perforaciones ilegales en aguas de Chipre, en busca de gas y petróleo; a la par que aspira a aumentar sus aguas territoriales junto con las de su protectorado en Libia. En este contexto, tampoco podemos ver como algo aislado e inconexo la agresión de Azerbaiyán a Armenia.

En resumen, tenemos a Turquía en pleno auge imperialista, interviniendo militarmente en múltiples escenarios internacionales, tanto directamente mediante su ejército (Chipre, Siria, Irak…), como mediante sujetos interpuestos como sería el caso de Azerbaiyán en Armenia. Además, su “diplomacia blanda” vuelve a potenciarse, con millonarias inversiones destinadas a proyectos islámicos en los Balcanes, África, Sureste Asiático, y en general allí donde creen que pueden sacar provecho de conflictos de población musulmana.

Foto original sin cambio: GolbezSuddivisione amministrativa del Cipro.pngCC BY-SA 2.5