ANA JULIA QUEZADA Y EL PEQUEÑO GABRIEL: ¿WHITE LIVES MATTER?

¿Cuántos de los que salen a la calle para reclamar justicia por el presunto homicidio de George Floyd, se han manifestado por el asesinato de Gabriel por Ana Julia Quezada? ¿Acaso el absurdo #BlackLivesMatter solo es de sentido único? Hablemos un poco de #WhiteLivesMatter.

¿ES EL CASO GABRIEL UN EJEMPLO DE RACISMO ANTI-BLANCO?

No, por supuesto que no lo creo. No confundamos la velocidad con el tocino: el caso Gabriel no es el de un niño blanco asesinado por una dominicana negra; o más precisamente, no fue asesinado por ser blanco.

Pero tampoco existe ninguna prueba de ello en el caso de George Floyd. Este gigante de dos metros, bajo el efecto de estupefacientes, fue detenido por un policía blanco que ni lo insultó ni hizo ninguna referencia a sus orígenes étnicos. Es más, la exmujer del policía es de origen asiático.

¿DEBERÍAN MANIFESTARSE LOS BLANCOS CONTRA LOS DOMINICANOS?

La muerte de un niño podría haber despertado una legítima y espontánea ola de manifestaciones en toda España. El caso de Gabriel estuvo en el centro de todas las conversaciones, tanto en televisión como en los bares y restaurantes de toda la península.

Tuvimos la impresión de vivir este drama nacional de forma personal; ¡Cuántas madres estuvieron al punto de llorar escuchando la evolución de las investigaciones judiciales!

LA SOCIEDAD ESPAÑOLA ES MÁS SANA QUE LA AMERICANA

Pero claro, la sociedad española no es la americana. Los Yankees sufren del racialismo de las sociedades protestantes: todo tiene que pasar por el prisma de la raza, del origen étnico, sean las plazas disponibles para entrar en la universidad (afirmative action), como las estadísticas demográficas.

Nosotros no salimos a atacar, agredir o apuñalar a los dominicanos que viven en España. Comprendemos que el individuo es responsable por sí mismo y que su comunidad no tiene nada que ver con unos comportamientos asesinos que dependen de la persona y no de sus orígenes étnicos.

Pero claro, la manifestación de Madrid delante de la embajada de EE.UU de #BlackLivesMatter es un ejemplo de lo que no se debe hacer. La izquierda progre intenta radicalizar la sociedad y americanizarla: los blancos contra los negros, los aliados de los negros (los progres) contra los reaccionarios, los aliados de ETA contra los nacionales, etc… La fragmentación está desarrollándose y nuestro deber es negarse a entrar en este juego peligroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *