ALEMANIA CIERRA SUS FRONTERAS: ¿SERÁN FASCISTAS Y RETRÓGRADOS?

Alemania se suma a la lista de países que decidieron cerrar sus fronteras para proteger sus poblaciones de la expansión del coronavirus. En esta situación de crisis, se vuelve a considerar las fronteras como protecciones eficaces contra los peligros exteriores: ya era hora.

¡ADIOS SCHENGEN!

El mito fundador de la Unión Europea basado en la libre circulación total de personas, mercancías y capitales está acabado. Alemania decide cerrar sus fronteras con Francia, Austria y Suiza. El país teutón dice que es para evitar que franceses, austriacos y suizos vengan a comprar masivamente productos en sus tiendas ya que prevén que habrá penurias en estos tres países. ¡Qué forma de demostrar su solidaridad con los países más debilitados por esta crisis!

LA BATALLA POR LAS MASCARILLAS

Los gobiernos franceses, alemanes, checo y rumanos prohibieron la exportación de material de protección médica. Italia también lo prohibió, lo que se puede entender visto la situación que sufre el país con cerca de 1.500 muertos en pocos días. El gobierno del Dr. Sánchez, por cierto, no consideró oportuno usar de las mismas medidas para evitar el desabastecimiento.

LA FRONTERA: UNA HERRAMIENTA POLÍTICA QUE VUEVE A SER DE MODA

Tras décadas de insultos a los que pedían más protección por parte del Estado, en particular cerrando las fronteras, las élites políticas se han dado cuenta de la utilidad de éstas. Ya era hora. Grecia está ahora mismo viviendo el caos de la inmigración masiva, Italia la crisis del coronavirus, mientras que Francia y Bélgica tuvieron que sufrir los desplazamientos incesantes de terroristas islámicos de un lado a otro de la frontera, sin poder controlarlos. La frontera es como la puerta de tu casa: tú eres el que elige quien puede entrar y quien no debe pasar la puerta.