Ábalos no será investigado gracias a la Fiscalía General del Estado

Cada día que pasa este gobierno en el poder, se puede decir que hay menos división de poderes. Montesquieu está muriendo y no tan lentamente. Lo hemos vuelto a ver esta vez en el caso del ministro de transportes, José Luis Ábalos, en el caso «Delcygate».

Desde que la Fiscalía General del Estado está en manos de la exministra Dolores Delgado, el nepotismo se acrecienta. En este mismo medio de comunicación ya desautorizamos a la ministra para poder ejercer cargo público alguno por no denunciar un posible asunto de pederastia en altos niveles en su visita a Colombia, tal y como indicaron las grabaciones que filtro el excomisario Villarejo y que se escucharon en varias cadenas nacionales. Pues bien, Dolores ha vuelto nuevamente a salvar a uno de los suyos…

Caso Delcygate

En el caso «Delcygate», que trata sobre la reunión secreta que el ministro tuvo con la vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez el pasado 20 de enero en Barajas, se esconde un posible caso de corrupción. Pero la Fiscalía considera de forma alarmante no investigar la situación, tratando la información como acusaciones sin fundamento que se basan en informaciones periodísticas y que no demuestran que dicha reunión va «más allá de lo estrictamente diplomático».

En aquel momento Delcy Rodríguez, se desplazó hasta la sala VIP de la terminal de vuelos privados para esperar la salida hacia Doha de su vuelo. Un vigilante de seguridad alertó mediante su testimonio que esto sucedió «sin que se realizara ni control de pasaportes ni tampoco de maletas».

Vox acusa a Ábalos de prevaricación

El partido de Santiago Abascal acusa al ministro de haber permitido hacer escala en España a la dirigente venezolana cuando tiene totalmente prohibido su paso por territorio europeo desde 2017 por orden del Consejo de la Unión Europea, el cual acusa al gobierno de Venezuela de violar los derechos humanos en su país.

Además de un posible delito de prevaricación, también existe la posibilidad de una posible omisión del deber de perseguir los delitos y la usurpación de atribuciones. Estas acusaciones vuelven a ser rechazadas por la Fiscalía General del Estado sin pillarnos por sorpresa. A pesar de que el propio ministro cambio seis veces de declaración, mintiendo al pueblo español que en teoría lo representa.

Foto original sin cambio: psoe extremaduraCC BY 2.0