¿A QUIÉN BENEFICIA LA CRISIS DEL CORONAVIRUS?

Por Miguel Gómez

El Covid 19, con una baja letalidad pero con una mayor morbilidad, mortalidad y carga vírica que una gripe, se ha mostrado como un virus mucho más efectivo que el SARS o el Ébola para generar el caos mundial que se está viendo estos días. La teoría más probable es que se trate de un virus de procedencia animal que se ha transmitido a los humanos, pero hasta que no se encuentre el reservorio del virus que valide la zoonosis, la presente crisis puede ser obra de un accidente o de una mente oscura que quisiera dañar a China, Irán, Italia, al Brexit y a Trump al mismo tiempo.

El virus se ha demostrado que no ha sido modificado genéticamente , aunque nadie se ha atrevido asegurar al 100% que estamos ante un proceso de zoonosis, dejando la puerta abierta a otras posibilidades.

Bajo este prisma, las teorías más plausibles en estos momentos son:

a, Zoonosis: Es la teoría a la que apuntan los principales virólogos a nivel mundial, aunque no se ha encontrado el reservorio en murciélagos o pangolines, como en un principio se sostenía.

b, Accidente en China: La proximidad del Instituto de Virología de Wuhan y el Laboratorio Nacional de Bioseguridad al mercado donde supuestamente se originó la pandemia, podría haber facilitado la fuga accidental de este virus. No es la primera vez que pasa esto, ya en el año 2004 el virus del SARS se fugó de un laboratorio chino e infectó a nueve personas de la que murió una.

c, Teoría de la Conspiración: Hasta que no se demuestre lo contrario, esta teoría es perfectamente valida porque las conspiraciones existen y el virus aunque sea natural, nadie puede negar que haya sido esparcido con el objeto de crear la presente crisis sanitaria y la posterior crisis económica. Eso sí, toda teoría de la conspiración tiene que tener beneficiados y ni la administración Trump o la autoridades chinas parecen serlo.

A Donald Trump esta crisis no le interesa porque se produce a menos de 1 año de las elecciones de EEUU, donde su reelección depende de la buena marcha de la economía. Hasta la llegada de la presente crisis, Trump se estaba postulando como ganador de las próximos comicios ante el auge del socialista Bernie Sanders. Esta situación puede cambiar radicalmente si la gestión de la crisis del coronavirus no se hace bien por parte del gobierno de EEUU y al final se registran muchas muertes. De momento Joe Biden, el elegido, ya se empieza a postular como el ganador de la primarias de los demócratas.

Por otro lado, a China tampoco le interesa esta crisis una vez que Xi Jinping había alcanzado un pacto comercial con Donald Trump que beneficiaba a ambos. El hecho de que el virus se haya originado en Wuhan no va a quitar del subconsciente colectivo que el virus es de origen chino, por mucho que se esfuerce el gobierno de China en difundir por diferentes canales que los virus no tienen nacionalidad. Si realmente hubiera sido una acción planificada hubiera sido mucho más efectivo diseminar el virus en África culpando de su dispersión a los inmigrantes que entran ilegalmente en Europa.

Por eso no cuadran las teorías conspirativas que culpan a China de una operación de falsa bandera para hacerse con el control de la economía financiera y las empresas estratégicas occidentales. Y mucho más tras las últimas declaraciones del ministro de finanzas francés Bruno Le Maire y el presidente español Pedro Sánchez , que han asegurado públicamente que van a hacer una defensa decidida de los activos y empresas ante movimientos hostiles, que bien podrían ser inversores chinos o fondos buitre anglosajones.

De ser una acción premeditada de China, tampoco parece muy lógico que los países más afectados por la crisis del coronavirus, junto a España(los pringados), fueran Irán e Italia . El primero es un aliado chino en donde la República Popular obtiene ingentes cantidades de petróleo a un precio asequible, mientras que el segundo es junto a Portugal uno de los dos países de la UE que se encuentran dentro de la ruta de la seda china.

EL GLOBALISMO Y EL LIBERALISMO PUESTOS ENDUDA

El origen del Brexit, el auge de Trump y el proteccionismo en general, son consecuencia de que China, con su sistema económico capital-comunista, se ha convertido en el adalid del libre comercio. En estas circunstancias a los anglosajones ya no les interesa la globalización, lo que conlleva a un cambio del paradigma del mundo occidental, aunque aún hay quien pretende salvar la globalización liberal sustituyendo al comunista Vietnam por China como centro de producción global.

Teniendo en cuenta la presente situación mundial, toda acción de China que pueda dar a entender que está comprando activos a bajo precio, puede ser realmente la intervención del gigante asiático para estabilizar los mercados de los que ahora depende su crecimiento para llegar a ser primera potencia.

¿HAY ALGÚN BENEFICIADO ENTONCES?

El pasado enero en Davos el especulador financiero George Soros afirmó que su mayor enemigo y el de la sociedad abierta es Xi Jinping. Por otro lado es de sobra conocido que el oligarca y la CIA no simpatizan con Donald Trump. Si a ello le sumamos el auge de Biden sobre Sanders en las primarias, todo hace indicar que sí hay beneficiados por esta crisis y que bien podrían ser los responsables de la misma si se puede confirmar algún día la teoría de la conspiración.

Foto original sin cambio: Joe BidenCC BY-SA 2.0