24 DE ABRIL, DÍA DEL GENOCIDIO ARMENIO: NO DEBEMOS OLVIDARLOS

Por Jesús Dominguez

El 24 de Abril es el día del Genocidio Armenio. Un día olvidado, que todos los cristianos deberíamos tomarlo como algo propio, no como algo ajeno, algo que le haya pasado a otros.

Fue un intento organizado de exterminar a las mayores comunidades de cristianos de Oriente Medio. La denominación genérica de Genocidio Armenio (u Holocausto Armenio) engloba el genocidio, es decir, la limpieza étnica de unos TRES MILLONES Y MEDIO de cristianos armenios, siriacos, asirios y griegos, por parte de turcos y kurdos durante el Imperio Otomano en 1915.

Empleando las mismas tácticas que hoy en día emplea el Estado Islámico, a veces no mataban a mujeres y niñas pero sí al cabeza de familia, obligando a matrimonio forzoso y conversión al Islam. A menudo tanto mujeres como niñas eran utilizadas como esclavas y se realizaban tatuajes en sus caras y otros lugares visibles para marcarlas, como el que marca al ganado, para tratarlas como animales.

Todos los medios de comunicación del mundo deberían estar emitiendo hoy especiales y películas sobre este tema, aunque solo sea por una cuestión de humanidad, desde un punto de vista de DDHH.

Pero es que además los países cristianos, como es el caso de Europa, deberían tenerlo en su agenda social y política como día de duelo y recuerdo obligado.

Si algo se ha ganado en divulgación en Occidente ha sido gracias a la visita que el año pasado hizo la estrella mediática Kim Kardashian a Armenia, debido a su origen armenio.

El Papa Francisco ha hecho mucho por divulgar este genocidio, debido al gran número de descendientes que en su huida llegaron a Argentina y que él ha conocido desde niño.