1931 Versión 2.0: la extrema izquierda en las redes sociales

Por @Mazinger62

Nadie duda a estas alturas que las Redes sociales (RRSS) no sean un elemento básico para la propagación de la información ni tampoco un elemento a tener en cuenta para intentar cambiar el panorama social, al menos la percepción de la misma.

Pero a veces, y sólo a veces, se convierte en un elemento útil para entender la época que vivimos.

Desde hace un tiempo, coincidente con la aparición de la Izquierda Radical, este mecanismo se ha convertido en una herramienta para intentar desestabilizar lo que tantos años nos ha costado asimilar, nuestro orden constitucional, nuestra Monarquía Parlamentaria construida en base a una reconciliación consensuada entre todos los partidos políticos de la época y no exenta de cesiones por diferentes sensibilidades ideológicas.

Qué duda cabe que es lícito pensar diferente, así como exponer las ideas que uno crea conveniente, así lo establece el Art.20 de nuestra Constitución, faltaría más, pero en el momento que ciertos sectores de la población, mismos que juraron o prometieron la constitución en su momento, utilizan las RRSS para intentar, ya no medir la opinión pública, que sería licito, sino desestabilizar a la sociedad cuyo máximo representante es el Jefe del Estado Felipe VI, sólo cabe una palabra. Traición.

Un ejemplo claro de ello fue lo que aconteció el pasado día 12 de Octubre en Twitter con el hashtag #EncuestaMonarquía, día de la Hispanidad y de nuestras Fuerzas Armadas. Hubo, por medio de corpúsculos de ultraizquierda, una cantidad de tráfico de consultas y de información, plan bien elaborado, para intentar tener el mayor alcance posible en contra de nuestra Monarquía Parlamentaria.

Fig. 1

Todo quedaría en anécdota, porque no suele tener recorrido, si miembros de dicha campaña no fueran políticos que representan a todos los españoles, mismos que con la constitución en la mano prometieron preservarla.

No es raro ver sistemáticamente en las RRSS nombres y medios de comunicación muy comunes críticos con la Monarquía, todos ellos de sensibilidad Neocomunista o, como eufemismo humorístico, mal llamados Social Demócratas o progresistas.

Dentro del sector de medios de comunicación: @publico_es, @ctxt_es, @carnecrudaradio, @cuartopoder, @ElSaltoDiario, @PlatMediosIndep, @RosaMariaArtal y @gerardotc.

Dentro de ese sector político, insisto una vez más, que Juró o prometió preservar la constitución y lealtad al Rey, por medio de un sistema muy elaborado y sin ninguna duda pagado con dinero público, lanzaron una campaña de desprestigio y de consulta hacia nuestro monarca, dándose nombres como Ada Colau o Pablo Echenique. Fig. 2) que curiosamente como republicanos que son, están ahí, en su puesto gracias a la constitución que forjaron grandes hombres del pasado reciente Español.

No obstante, y como intento manipulador, una vez más, no consiguieron sus objetivos. La “Red” es demasiado grande y ecléctica y tuvo el recorrido que tuvo que tener, no obstante si estuviéramos en 1931 y los medios fueran monocromo, como antaño, estaríamos hablando, sin un atisbo de dudas, de una Versión 2.0

“Quejarse es una forma de manipulación. La gente dará cualquier cosa para hacerte callar” -Jessica Zafra-