¿POR QUÉ GANÓ EL DEBATE PABLO IGLESIAS?

Pese al descrédito del político ante la opinión pública, el secretario general de Podemos no tuvo rival ante un limitado Sánchez, un modesto Casado, un nervioso Rivera y un Abascal que fue a dar un mitin más que a debatir.

Medidas a favor de la pequeña empresa y los autónomos, en contra de los bancos, subida del salario mínimo interprofesional, apoyo a los militares de más de 45 años expulsados del Ejercito, defensa del taxi y duras críticas contra los fondos buitre como Black Stone, etc… El discurso de Iglesias sólo fallaba cuando Abascal hablaba del control de la inmigración, si bien fue más certero que el político vasco a la hora de definir el concepto de soberanía.

Igualmente Iglesias supo sortear hábilmente la primera parte del debate referente a la cohesión territorial, acordándose del mundo rural despoblado y su falta de infraestructuras. Un mensaje de apoyo al campo con un aviso implícito de apoyo a la Guardia Civil. Por supuesto ninguno de los otros 4 participantes supo darle el zasca correspondiente, al recordarle que su casoplón de Galapagar está protegido por Guardias Civiles que bien podrían estar vigilando ese ámbito rural.

Indefinición de Vox

Santiago Abascal tenía todo de cara para ganar el debate. No sabemos si por táctica u otro motivo, pero el alavés se dedicó a recitar el programa de Vox sin apenas interactuaciones. A veces de manera forzada, como cuando mezcló Ley de Memoria Histórica, el Plan Hidrológico Nacional y una frase de Ramiro Ledesma Ramos que evocaba a la justicia social.

Hasta la segunda parte del debate Abascal no se vino arriba, hablando de la lucha contra la inmigración ilegal y la protección de nuestros productos frente a la competencia desleal que produce la globalización. Pero ya era tarde y no era lo suficientemente contundente.

Por un lado, Abascal criticaba sólo la inmigración como factor de inseguridad, suavizando los problemas que también genera la inmigración masiva iberoamericana. Y por otro lado, evitaba proclamarse como iliberal , pese a que criticara el multilateralismo liberal y se mostrara partidario del bilateralismo realista. De hecho se sintió molesto cuando Rivera subrayó su visión proteccionista con el fin de arrebatarle el voto liberal.

En conclusión, Vox parece querer seguir jugando a dos bandas y mantener la indefinición que les hizo perder el debate.

Consolidación de Casado y derrota de un Rivera al ataque desesperado

Con un Rivera al ataque y muy nervioso, Casado supo mantener la compostura y apelar al voto útil ahora que todas las encuestas le dan un incremento de votos fruto de la previsible abstención.

Casado no tuvo que hacer mucho para llevarse el debate por la derecha, tan solo repeler acertadamente los acusaciones de Rivera recordando el pasado corrupto del PP.

Rivera también arremetió contra Abascal, mostrando las retribuciones que éste percibió como director de la Agencia de Protección de Datos , así como una foto de Abascal con Salvini acompañada de otras imágenes en las que aparece el político italiano portando ikurriñas y esteladas. Pero aquí el líder de Vox sí llevaba preparada la respuesta mínimamente.

Rivera también apeló al trabajo basura y le dió por repartir dinero en un discurso que parecía de todo menos liberal. Pero su nervisismo era tan palpable que no gustó a nadie, pese a ser el mejor dialécticamente por la derecha. Sin duda las encuestas influyeron en su mala intervención en el debate.

Sánchez a la defensiva

El Presidente estuvo mal como siempre, pero esta vez sorteo mejor la situación. Se dedicó a visibilizar a Vox y a desacreditar a PP y CS, con el fin de movilizar el voto de izquierda ante el miedo al auge de la «ultraderecha». Ante las preguntas insistentes de Casado no se pronunció sobre si iba a pactar con los independentistas, si bien reclamó el centro político al acusar a Podemos de estar al servicio de los independentistas y a Ciudadanos de estar supeditado a la «ultraderecha».


Foto sin cambio: ahora madridCC BY-SA 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *