POLONIA OTORGA LA MAYORÍA ABSOLUTA A LA DERECHA SOCIAL

Por José Luis Orella 

Jarosław Kaczyński ha podido celebrar con su gatito la segunda mayoría absoluta de su partido, ampliando su apoyo social. Nunca en Polonia ningún partido había superado el 40 % de apoyos.  Prawo i Sprawiedliwość (PiS) junto a sus aliados ha obtenido un 44, 5 % de apoyos, que serían unos 239 escaños.

Una oposición ultra fragmentada

La oposición conformada por Koalicja Obywatelska (populares y liberales) han llegado al 26,5 %, un escaso apoyo para los amigos de Angela Merkel y Emmanuel Macron. La izquierda vuelve al parlamento en una lista Lewica (izquierda) que unifica a antiguos comunistas, podemitas y activistas lgtb, llegando al 12,2 %. Por su parte, Polskie Stronnictwo Ludowe y Kukiz, ha sacado un 8,6 % que les garantiza la supervivencia y la reivindicación del mundo rural. El último en entrar sería Konfederacja, con un 6,7 % que incluye en el parlamento a la ultraderecha nacionalista con un programa económico liberal radical. 

¿Quién es el típico votante del PiS?

El perfil del votante del PiS, son en su mayoría personas con educación secundaria 40.2%; un 26.8 % con educación superior, 25.3 % con educación profesional y otro 2.2% con educación primaria. Los sectores populares y familiares han votado de forma masiva por un gobierno que ha ampliado las ayudas sociales y ha reducido el desempleo a niveles históricos, son deficitarios en mano de obra y hacen una gran propaganda por recuperar a los tres millones de polacos que tuvieron que irse en la década de los ochenta. El 56,2 % de la población del campo ha votado por el PiS, y ha ganado en todos los centros menores de 50.000 habitantes.

Por el contrario, los partidos de la oposición, excepto el PSL que centra su fuerza en el campo, el resto es un voto urbano, de clase media y con una presencia fuerte en los sectores universitarios. En el caso de Lewica es evidente, al producirse una fuerte mutación de su electorado, mineros silesios del carbón, que ahora votan por el PiS, que ha reabierto las minas, mientras la izquierda se centra en introducir la agenda lgtb como principal argumento contra la moral católica de un país de amplia práctica religiosa. El partido del gobierno se ha impuesto de forma hegemónica en el centro y el este del país, las regiones más necesitadas de desarrollo, pero ampliando sus márgenes en el occidente minero, por su defensa de la soberanía energética, que se encontraba en plena desindustrialización. 

La realidad no es la de los medios de comunicación hegemónicos

Los resultados confirman que la sociedad no está dividida en dos partes irreconciliables, sino que existe una amplia mayoría social, especialmente en los sectores más populares que respaldan al gobierno y su política social económica, mientras que la oposición se encuentra fragmentada en partidos de difícil federación, que sólo les une el discurso antigubernamental y el apoyo mediático de sus correligionarios gobernantes en otros países. La fuerte corrupción que protagonizó el principal partido de la oposición y la fuerte presión que el ejecutivo polaco ha sufrido por medios extranjeros, con una visión falseada de la realidad, han producido un efecto contrario de apoyo social en defensa de una soberanía nacional que sentían amenazada. 

Foto sin cambio: SilarCC BY-SA 4.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *