MAESTRE SOBRE EL BARRIO SALAMANCA: SON COCAINÓMANOS, EXPLOTADORES Y PARÁSITOS

Aunque Manuela Carmena vive en una mansión en Conde de Orgaz y Pablo Iglesias en un casoplón de lujo en Galapagar, para Antonio Maestre los residentes del Barrio Salamanca y de Aravaca son «unos pijos malcriados» que cuentan «con casas llenas de favores y suficiencia que sólo reconocen el esfuerzo en el sudor de un partido de pádel o aspirando un tiro en los baños de un reservado»

 

Así se ha manifestado el polémico periodista en relación a las concentraciones que exigen la dimisión del Gobierno y que tienen lugar en la calle Núñez del Balboa y en el barrio de Aravaca. Dicho escrito se ha difundido en el muro que tiene cedido el propio Antonio Maestre en La Sexta/Atresmedia.

Así mismo, Maestre ha afirmado que los residentes del barrio Salamanca recibieron las casas donde viven de sus abuelos franquistas y que los manifestantes sólo pretenden acabar con el confinamiento «para explotar a sus trabajadores, para que abran las tiendas de Louis Vuitton, lucir sus coches del 100.000 euros y ponerse un forfait en Baqueira Beret», como si la práctica del esquí y del snowboard fuera únicamente un deporte de ricos.

 

 

Foto original sin cambio: Instituto 25m – CC BY 3.0

19 comentarios en “MAESTRE SOBRE EL BARRIO SALAMANCA: SON COCAINÓMANOS, EXPLOTADORES Y PARÁSITOS

  1. Vergonzoso. Carmena tiene una mansión en la que daba fiestas las hijas cuando estaban en la Universidad , hacían fiestas que las pagaba su mamá, obviamente, y había hasta catering con criados y todos

  2. Te doy toda la razon y has descrito perfectamente a todos los del Psoe y Potemos que viven ahi.
    Y a lo que a ti te gustaria llegar a ser igual que ellos pero tu todavia no eres casta eres un inmoral y un sinverguenza

  3. En el barrio de Salamanca tienen todo el derecho a manifestarse, faltaría más. Y me alegro de que después de más de 80 años hayan aprendido que ese es el cauce democrático para protestar y no el golpe de Estado. Me congratulo de que hayan aprendido a hacerlo, aunque aún tengan lagunillas como creer que hay que ir con los palos de golf. Me alegro aún más de que hayan cogido cacerolas y cucharones por primera vez en su vida, aunque hayan tenido que llamar por teléfono a las sirvientas y mayordomos, esos que despidieron antes del confinamiento para ahorrarse unos eurillos, para preguntarles dónde están guardados.

    Tienen todo el derecho a protestar, pero desde sus terrazas, áticos y buhardillas con vistas al Retiro, sin saltarse el confinamiento y las medidas sanitarias de seguridad, sin poner en peligro la salud de todos, sin reírse de la extenuación de los sanitarios y el personal hospitalario que lleva dos meses dejándose la vida para cuidarnos y salvarnos, sin burlarse del compromiso de reponedores, cajeras, camioneros, personal del transporte público y el resto de trabajadores que están arriesgando su salud y la de los suyos por mantener este país en pie, sin mofarse de la clase trabajadora que sigue a rajatabla las medidas desde sus pequeños pisos, con responsabilidad, civismo y patriotismo ejemplar.

    Todos llevamos dos meses sin ver a nuestros familiares y amigos, sin saber cuándo llegará ese día, muchísimos ni siquiera volverán a verlos nunca, demasiados ni siquiera pudieron despedirse de quienes se fueron, muchos han perdido el trabajo o están afectados por un ERTE, y estos ricos privilegiados se permiten el lujo de apiñarse en manada en las calles como si la tragedia no fuera con ellos. Llevamos dos meses escuchando día tras día como utilizan a los muertos para sus fines políticos y económicos, como ya hicieran en el 11-M, jugando con el dolor, machacando con que las cifras son el doble de lo que nos cuentan, y ahora encima se permiten la osadía de aglomerarse como si estuvieran en el Starlite.

    Si el estado de alarma se lo hubieran saltado ayer en Villaverde o en Vallecas, hubieran ido hasta los antidisturbios a dispersar.
    Mientras en los barrios humildes de Madrid desgraciadamente hay muchas personas que se ven en la triste situación de tener que hacer colas para recibir bolsas de comida, y lo hacen respetando la distancia de seguridad, sin aspavientos impostados, con una dignidad que solo sabe tener la clase trabajadora, los ricos del barrio de Salamanca y similares tienen la desfachatez de ponerse a jugar a la revuelta de los ‘cayetanos’ para defender el mantenimiento de sus privilegios. Recordemos siempre esta lección de clases: los intereses del barrio de Salamanca siempre serán antagónicos a los de cualquier barrio obrero.

    Quizás debamos ser comprensivos y entender que les debe costar no hacer lo que egoístamente se les viene en gana cuando llevan siglos pasándose las leyes por el forro del abrigo de visón, entre otras cosas porque las leyes las han hecho y aplicado siempre ellos.

    Quizás debamos comprender que se sientan a salvo de todo, ya que hasta en los momentos más duros y terribles de esta ciudad lo estuvieron, pues ellos jamás cogieron el Cercanías ni vieron peligrar su vida cuando la aviación nazifascista bombardeaba Madrid en la Guerra Civil, cuando mientras la población se refugiaba en los túneles del metro, ellos estaban tranquilamente en un barrio en el que no se tiró ni una bomba, por ser quienes eran (y son).

    Y quizás también sea comprensible que se sigan sintiendo impunes, pues es bastante probable que, si el estado de alarma se lo hubieran saltado ayer en Villaverde o en Vallecas, hubieran ido hasta los antidisturbios a dispersar. Pero quizás ellos también deberían ser un poquito más prudentes, leer historia, y entender que la paciencia de los pisoteados no es infinita.

    Que jamás se nos olvide que los que incendiaron y pusieron en peligro a España y a sus gentes fueron los privilegiados de siempre.
    Esta manada de pijos insolidarios sale a sus lujosas y limpias calles (lo cual no podemos decir de todas las de Madrid, por cierto) ataviados con la bandera de España, ensuciando la enseña nacional con su irresponsabilidad, la que pone en peligro el sacrificio de un país, con un antipatriotismo digno de los mayores enemigos de España. Salen al grito de libertad, viéndose a sí mismos como la reencarnación de William Wallace en Braveheart, cuando en realidad son una imitación grotesca (aún más) de Jesús Gil, con fachaleco por coraza y palos de golf por espada.

    Que jamás se nos olvide que, durante la mayor emergencia sanitaria, social y económica de los últimos 80 años, los patriotas, los que se dejaron la salud y hasta la vida cuidando del país, fueron la clase trabajadora.

    Que jamás se nos olvide que, durante la mayor emergencia sanitaria, social y económica de los últimos 80 años, los que incendiaron y pusieron en peligro a España y a sus gentes fueron los privilegiados de siempre.

    Que jamás se nos olvide esta lección. La historia colocará a unos en el lugar heroico que se merecen y en el oprobio de la vergüenza nacional a los otros

    1. Seguís viviendo de la posguerra. Trabajad q no os gusta y es la forma de poder vivir donde uno quiere. Recordad el 34 q por vosotros nos llevo al 36. Y si es cierto q no se respetan las normas de confinamiento pero deben tomar ejemplo del presidente y vicepresidente del gobierno q se la saltaron tantas veces como les salió de lis huevos. Para vosotros el lado ancho del embudo y para lis demás el estrecho. Ya sabemos q el que no opino y piensa como vosotros es un pijo facha…

    2. Además de decir muchas sandeces y establecer estereotipos no se puede permitir que digas mentiras. Y para no alargar esto te diré que el 11M y sus fallecidos fue usado por la izquierda del PSOE. Y que a sinvergüenzas para usar las desgracias a su favor no gana nadie s la izquierda.

    3. Casi no vale la pena ni contestarte, no eres más tonto porque no entrenas, Lee un libro, viaja, y aprende un poco de Historia de España, y deja de ver la Secta, anda…

  4. Lávate esa bocaza que tienes.Mis abuelos tenían una casa en el barrio de Salamanca en los años 50 y nadie de mi familia es cocaínomana, ni son parásitos. No toda la gente que vive allí son millonarios, ni ultra-derechas.Informate antes de ofender.

    1. Que un tío con pinta de pertenecer a una mara de El Salvador, que no dice más que catetadas de siervo, que practica el intrusismo, que no sirve para nada más que para vomitar injurias, se permita éstos lujos, es como para que un vecino que se levanta de noche para mantener un negocio, le infle. Más.

  5. Lo unico que demuestran es no tener verguenza ,despreciar el sacrificio de los medicos y toda la gente.Las ratas son las primeras en huir del barco siempre.El poder adquisitivo no es nada.La clase es otra cosa bien distinta.

  6. He estado trabajando por todo Madrid en reformas y reparaciones de electricidad y aire acondicionado, y hay mansiones y pisos de lujo por toda Madrid, y al igual que hay gente de derecha también la hay de izquierdas y mucha.
    Se a ciencia cierta que hay en Vallecas o Villaverde áticos enormes de un solo dueño, y desde que podemos entró al Gobierno, muchos de ellos han cambiado de barrios más humildes a las mejores zonas de Madrid, o Galapagar,,,, que se nota el odio en las palabras de muchos.
    Sólo una de cada diez viviendas grandes de lujo reformadas era de herencia, el resto había de todo, nuevos políticos bien pagados, familias que trabajaban como hormigas para ofrecer lo mejor a sus hijos, empresas de alquiler de origen variado, algunos que habían vendido terrenos para hacer pisos y querían mejorar su vida, políticos del PSOE, del PP, de Unidos Madrid, etc….
    Que hay gente de pasta en los barrios Buenos…. Pues por supuesto, pero que tiene de malo?…
    Si pudiese, quién no querría vivir en un barrio o zona con el menor índice de delincuencia y los mejores servicios, le recuerdo a los rencorosos que cada día hay más y más señores de izquierda que abandonan las afueras por el centro o los casoplones, y a mi no me lo cuentan, he estado en muchas de ellas, y gracias a los nuevos ricos o a aquellos que se lo creen, ganó una pasta gansa, deberían más de uno de los que hablan de callar, pues no han pasado por el cien por cien de las casas de todos los barrios.
    El ático más lujoso en plan quiero lo mejor de los mejores, ha sido en la zona de Villaverde, todo el ático del edificio, con portal propio y diez plazas de garaje con entrada exclusiva….. Y no es Salamanca.
    En la milla de oro también hay gente humilde, que ni viste de Prada ni tiene coches de 100.000 euros. Portales sin ascensor y gente que esta crisis le va a hacer mucho daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *