LA ÚLTIMA SALVAJADA DE NETFLIX: AQUILES SALE QUEMADO DE LA GUERRA DE TROYA

“Entonces Aquiles cortó sus mechones rubios y se los puso encima del cuerpo de Patroclo…”. Excepto que, en la nueva adaptación del clásico homérico realizada por Netflix en la serie “Troya: caída de una ciudad”, Aquiles carece de mechones rubios, siendo interpretado por el actor británico de raza negra David Gyasi.

Han sido numerosas las protestas de muchos usuarios de Netflix en las redes sociales, por la falta de objetividad, veracidad y profesionalidad manifestada por la cadena… Además resulta difícil pensar que los guionistas contratados por el gigante del entretenimiento norteamericano no estaban al tanto de las características físicas del héroe de la Ilíada, y más aun si nos remitimos a otros casos similares…

Marvel Vs Disney

En las películas de Thor del universo cinematográfico Marvel, se otorga el papel de Heimdall, guardián de Asgard, morada de los dioses, al también británico de raza negra Idris Elba que, si bien un gran actor en producciones como la serie Luther, no termina de encajar en la fisiología de los dioses nórdicos, pertenecientes a tradiciones milenarias escandinavas y por tanto de tez y cabello claros.

Tal vez habría tenido sentido mirar hacia la ahora compañía propietaria de Marvel, Disney. En sus adaptaciones de clásicos infantiles, Disney mantiene la diversidad fomentándola, y no realizando curiosas mezclas para resultar políticamente correcto: sus películas de animación ambientadas en Europa del Norte tienen (como cabría esperar) protagonistas de rasgos germánicos, del mismo modo que poseen características árabes los personajes de Aladín, por ejemplo.

Veto a la religión

En cambio, en temas religiosos, el objetivo parece más bien el contrario. «Tolkien», la reciente adaptación cinematográfica de la infancia y juventud del autor de «El Señor de los Anillos», omite por completo cualquier referencia a la profunda religiosidad del autor, ferviente católico y para el cuál, según sus allegados, su relación con Dios era una parte fundamental en su vida.

La intención por tanto de suprimir la religiosidad y convertir la diversa riqueza cultural que aportan las diferentes mitologías en un intento por agradar los cánones de la corrección política no hacen sino perjudicar la propia ficción ¿O acaso dejó de ganar dinero Black Panther por tratar sobre una nación subsahariana, étnica y culturalmente realista?

Foto sin cambio: www.quotecatalog.com – CC BY 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *