LA DIALÉCTICA NACIONAL DESMONTA EL BULO DE «MALDITA BULO»

La compañía progre de «fact checking», además de acusar a la Jefatura Superior de Policía de Madrid de no perseguir el delito implícitamente, denuncia uno de nuestros artículos como bulo a pesar de utilizar el tiempo verbal del condicional compuesto, que no afirma que la víctima de Moratalaz fuera apuñalada, sino que ésta «habría» sido apuñalada en base al corte profundo que presenta el agredido en el dedo índice de la mano izquierda y que sin ningún género de dudas requirió intervención quirúrgica al necesitar varios puntos de sutura.

Según la RAE el verbo apuñalar sería «herir o matar a alguien con un puñal u otra arma blanca». Por tanto, nuestro periódico digital entiende que el agredido presenta una herida que lo más probable es que haya sido ocasionada con un objeto punzante o cortante considerado como arma blanca.

Además, la empresa de verificación de datos informa, basándose en un artículo de OK Diario, que la víctima presentaría una fractura en la mano. De igual manera constata que esta persona sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le produjo otra herida.

Teniendo en cuenta dichas heridas, la rotura y la paliza que sufrió la víctima con alevosía y ensañamiento por al menos una veintena de personas pertenecientes al colectivo antifa Distrito 14, podemos afirmar que nos encontramos ante un delito de lesiones agravado que debería perseguirse de oficio.

Igualmente, el citado medio que intenta disculpar a los agresores, presenta un informe médico del Hospital Gregorio Marañón en el que se señala que supuestamente uno de los agresores habría sufrido fractura de los huesos propios de la nariz y puntos de sutura como consecuencia de haber sido golpeado por el agredido. De ser cierto esto, podría ser investigado de oficio aunque el agresor hubiera ido al hospital 3 horas después de haber ocurrido los hechos. En cambio, la compañía de verificación da por sentado y da a entender que la Jefatura Superior de Policía de Madrid carece de datos porque no hay denuncia previa (aparte de la información de la intervención de un recurso sanitario), lo cual es un juicio a priori que demuestra que Maldita Bulo emite bulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *