GRIEZMANN: LA JUSTICIA FUTBOLÍSTICA AYUDA AL BARÇA

Se salda con la palabra de Competición una de las novelas de este verano ‘El caso Griezmann’, una multa de 300 euros que resulta ridícula tras incumplir una ilegalidad de 80 millones. Competición reconoce que las negociaciones acreditadas no son suficientes e impone una multa de risa. Competición reconoce que no será igual de disuasorios con otros clubes.

La juez de Competición de la Federación Española de Fútbol, decidió imponer una multa de 300 euros al Barcelona por el caso Griezmann que abrió la denuncia del Atlético de Madrid, pero evitó decantarse por la otra propuesta del juez instructor, la cual era de jugar un partido oficial en el Camp Nou a puerta cerrada.

La demostración del juez instructor para proponer la clausura del estadio se basaba en el carácter ridículo de la cuantía que permitía la normativa, dada la entidad y dimensión económica de los clubes implicados. La jueza admite que ‘este Comité es consciente de que el pago de 300 euros, más allá de su carácter meramente simbólico’, ya que la multa se impone porque el Barcelona ha sido considerado autor de una infracción disciplinaria, no contribuirá a que el Atlético de Madrid y, seguramente, otros clubes que puedan estar en el futuro en la misma situación, adecuen su conducta a lo requerido reglamentariamente. Es decir, se trata de un castigo al FC Barcelona que no tiene efecto práctico.

Las leyes no se aplican para el FC Barcelona

La resolución califica la infracción de leve y libera de toda la responsabilidad a Antoine Griezmann. Según la juez, no se pudo demostrar al 100%, que Griezmann firmará su contrato con el Barcelona durante el periodo prohibido por el artículo 143 del Reglamento General de la Federación. Sostiene el fallo que ‘primero se habría producido una resolución del contrato entre el Atlético y Griezmann como consecuencia del pago del importe de la cláusula de rescisión y, más tarde, ya resuelto el primer contrato, se habría suscrito el segundo’.

Sin embargo, admite que el Barcelona no notificó por escrito y con antelación al Atlético sus conversaciones con Griezmann para su eventual fichaje, tal y como marca la normativa, lo que habría llevado a la multa de 300 euros, al considerarse una falta leve. De la resolución se desprende que el instructor no ha tenido la documentación suficiente para acreditar lo que denuncia el Atlético de Madrid, y es que Griezmann y el Barcelona habrían negociado a espaldas del club con el que el galo mientras su contrato seguía vigente.

¿Qué puede hacer ahora el Atlético de Madrid?

El Comité de Apelación puede ser el siguiente paso para el club rojiblanco. El Barcelona también se ha mostrado proclive a recurrir la sanción, ya que considera que no ha vulnerado normativa alguna. Al entender que el acuerdo entre Griezmann y el Barcelona se alcanzó antes de la finalización de su contrato, antes de que su cláusula cambiase de 200 a 120 millones de euros, el club rojiblanco reclama al azulgrana los 80 millones de diferencia. la multa impuesta es el 0,0003% de la reclamación producida por el Atlético de Madrid.

Foto sin cambio: Alex SchmittCC BY-SA 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *