¿EXISTE TAL COSA COMO LA INDEPENDENCIA JUDICIAL?

“¿La Fiscalía de quién depende? Del Gobierno. Pues ya está” ¿Recuerdan los lectores estas palabras, pronunciadas por el Doctor Sánchez en una entrevista en Radio Nacional de España? Son unas palabras que convendría recordar en estos días, después del anuncio del nombramiento de la nueva Fiscal General del Estado.

La ministra de Justicia en el anterior Gobierno de Pedro Sánchez, Dolores Delgado, ha sido nombrada Fiscal General del Estado. Dicho nombramiento, como no pudiera ser de otra forma, ha causado estupor entre los miembros de la Carrera Fiscal, levantando comentarios tales como “bofetada a la independencia e imparcialidad del Ministerio Público que deja nuestra imagen muy dañada» o «Increíble», «terrible«, «alucinante«. Los comentarios también alertaban de la proximidad de la nueva Fiscal General del Estado con el ex juez Baltasar Garzón, pero, misteriosamente, no recuerdan con tanta intensidad la relación que tenía la ex ministra con el ex Comisario Villarejo. 

La ministra que se llevaba de colegueo con Villarejo

Nuestra nueva Fiscal General del Estado fue, en su momento, compañera de comidas del ex comisario. En una comida celebrada en 2009 se reunió con Villarejo y con Baltasar Garzón, poniéndose a hablar de ciertos temas que han quedado inmortalizados en los audios de Villarejo. Unos no tan interesantes, como la orientación sexual de Marlaska, y otros que directamente ponen en cuestión a nuestras altas magistraturas. 

En uno de estos audios, la ex ministra afirmaba haber visto, en un viaje a Cartagena de Indias (Colombia) a magistrados del Tribunal Supremo y fiscales de la Fiscalía General acompañados de mujeres menores de edad, de 17 años a ojo del ex comisario. ¿Qué hacían los máximos representantes del Poder Judicial de fiesta con chiquillas? Por algo parecido persiguieron duramente a Berlusconi.

Tenemos, por tanto, a una ex ministra del Gobierno ejerciendo el mando de la Fiscalía General del Estado, en un momento en el que tenemos, por un lado, la causa independentista, y por otro, el Caso Tándem, es decir, el Caso Villarejo. Sospechoso que una persona que aparecía vinculada con el ex comisario pueda ahora entrometerse en la instrucción de esta causa, ¿no?

Foto sin cambio: La MoncloaCC BY-NC-ND 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *