EUROPA POST-COVID: ALEMANIA GANA, ESPAÑA E ITALIA PIERDEN

La pandemia ha paralizado la economía global; aunque todavía no sabemos cuál va a ser el remedio al Coronavirus, se puede ir prediciendo cómo puede desarrollarse el mundo Post-COVID, observando qué países podrán sobrevivir económicamente y cuáles van a quedar sometidos a una crisis perenne que lastrará los destinos de países en generaciones presentes y futuras.

Alemania, cuya deuda pública es negativa, el tenedor de la misma no recibiría intereses; sino que tiene que pagar, con un valor de -0,58% el Bono Alemán a 10 años.

El Estado germano, sin problemas de financiación en los mercados financieros, dónde el bono alemán a 5 años está -0,74%ha desplegado unos paquetes de ayuda y estímulo económico ambiciosos (“El gobierno germano captará nueva deuda por 350.000 millones, equivalente al 10% del PIB, para respaldar las medidas. Usará entes públicos para suscribir deuda y dar liquidez a las empresas”), dirigidos a sus empresas incomparables con las medidas implementadas en otros países de la Unión Europea, como los endeudados “PIGS” (Portugal, Italia, Grecia y España), en especial Italia y España. La razón es sencilla, Alemania puede obtener financiación ilimitada pudiendo pagar intereses negativos.

El catálogo de ayudas económicas desplegadas por Alemaia a su sector productivo por el Covid se une con los macro-rescates a empresas como Lufthansa, tomando el Estado germano un 25% a cambio de 9.000 millones; el touroperador Tuicon una aportación del ejecutivo alemán en una ayuda de 2.000 millones de euros, de los que el 80% sería aportado por el banco estatal KfW y el restante 20% correría a cargo de la banca comercial ; Adidas, que anunció en su página web el rescate (ver comunicado) consistente en la aprobación por parte del Gobierno de Alemaníapara la concesión de una línea de crédito revolvente sindicada por valor de 3.000 millones de euros o proximamente el ya problemático Deutsche Bank.

En la Unión Europea de las “Libertades (capitales, personas, establecimiento, bienes y servicios)” y de la “Prohibición a las Ayudas de Estado”, en pos de una competencia empresarial en igualdad entre las empresas de la UE, Alemania está «dopando» a sus empresas para competir en desigualdad de condiciones con otras empresas de otros países europeos cuyos gobiernos no tienen la misma capacidad de «ayudarlas» porque no tienen acceso al crédito como lo tiene Alemania.

Mientras en España, en el escenario del coronavirus, los empresarios “sobreviven al filo de la cuchilla” teniendo que asumir los costes de una actividad que ha quedado mermada o prohibida (como en el caso del sector del turismo), pagar cuotas e impuestos (sólo han sido prorrogados); las ayudas están siendo nulas o ridículas con unos créditos ICO imposibles (tal como desveló La Dialéctica Nacional con los abusos de los bancos a los empresarios con los préstamos ICO)… Estos empresarios tendrán que competir en un “mercado único europeo” con empresas “dopadas”, incumpliéndose por tanto “la igualdad de armas” y la libre competencia del libre mercado que existe en la UE.

Alemania, cuya deuda pública es negativa, el tenedor de la misma no recibiría intereses; sino que tiene que pagar, con un valor de -0,58% el Bono Alemán a 10 años.

El Estado germano, sin problemas de financiación en los mercados financieros, dónde el bono alemán a 5 años está -0,74%ha desplegado unos paquetes de ayuda y estímulo económico ambiciosos (“El gobierno germano captará nueva deuda por 350.000 millones, equivalente al 10% del PIB, para respaldar las medidas. Usará entes públicos para suscribir deuda y dar liquidez a las empresas”), dirigidos a sus empresas incomparables con las medidas implementadas en otros países de la Unión Europea, como los endeudados “PIGS” (Portugal, Italia, Grecia y España), en especial Italia y España. La razón es sencilla, Alemania puede obtener financiación ilimitada pudiendo pagar intereses negativos.

El catálogo de ayudas económicas desplegadas por Alemaia a su sector productivo por el Covid se une con los macro-rescates a empresas como Lufthansa, tomando el Estado germano un 25% a cambio de 9.000 millones; el touroperador Tuicon una aportación del ejecutivo alemán en una ayuda de 2.000 millones de euros, de los que el 80% sería aportado por el banco estatal KfW y el restante 20% correría a cargo de la banca comercial ; Adidas, que anunció en su página web el rescate (ver comunicado) consistente en la aprobación por parte del Gobierno de Alemaníapara la concesión de una línea de crédito revolvente sindicada por valor de 3.000 millones de euros o proximamente el ya problemático Deutsche Bank.

En la Unión Europea de las “Libertades (capitales, personas, establecimiento, bienes y servicios)” y de la “Prohibición a las Ayudas de Estado”, en pos de una competencia empresarial en igualdad entre las empresas de la UE, Alemania está «dopando» a sus empresas para competir en desigualdad de condiciones con otras empresas de otros países europeos cuyos gobiernos no tienen la misma capacidad de «ayudarlas» porque no tienen acceso al crédito como lo tiene Alemania.

Mientras en España, en el escenario del coronavirus, los empresarios “sobreviven al filo de la cuchilla” teniendo que asumir los costes de una actividad que ha quedado mermada o prohibida (como en el caso del sector del turismo), pagar cuotas e impuestos (sólo han sido prorrogados); las ayudas están siendo nulas o ridículas con unos créditos ICO imposibles (tal como desveló La Dialéctica Nacional con los abusos de los bancos a los empresarios con los préstamos ICO)… Estos empresarios tendrán que competir en un “mercado único europeo” con empresas “dopadas”, incumpliéndose por tanto “la igualdad de armas” y la libre competencia del libre mercado que existe en la UE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *