EL PERRITO FALDERO DEL DR SÁNCHEZ ANUNCIA UN EMBARGO DE ARMAS A TURQUÍA

El Ejecutivo que se negó a realizar un embargo de armas a Arabia Saudí por el caso Khasoggi y que crítico a Alemania por perjudicar las exportaciones españolas por implementar un embargo de armas a los saudíes (Josep Borrell), ahora hace seguidismo a Alemania e impone un embargo de armas a Turquía por su intervención en Siria.

El parlamento español nunca condenó el genocidio de cristianos armenios por el Imperio Otomano para no ofender a Turquía. El parlamento español nunca denunció la injerencia de Erdogan en la Siria laica de Bashar Al Assad. El parlamento español tampoco condenó nunca la invasión de refugiados sirios impulsada por Turquía, acogiendo y ofreciendo trabajo, siempre según la información que proporcionaron los kurdos tan de moda ahora, al terrorista de Al Qaeda Osama Abdul.

España nunca quiso ofender a un socio comercial privilegiado como era Turquía. Incluso en plena guerra en Siria, España fue el país de la OTAN que trasladó a Turquía baterías de defensa patriot pagadas con los impuestos de los españoles, mientras clausuraba la Embajada de de la República Árabe Siria en Madrid.

Un cambio de política exterior

Y ahora que Turquía lidera las exportaciones españolas a países no pertenecientes a la UE y ahora que los ciudadanos turcos defienden con ahínco la integridad territorial de España en las redes sociales, va el gobierno español y cambia la política exterior. Pero no para aliniarse con quien lucha contra el islamismo como Bashar Al Assad, o no para rendir homenaje a los cristianos que murieron asesinados a principios del siglo XX en Turquía, sino para seguir siendo un parias internacional de quienes no entregan a Puigdemont a la justicia española.

Desde la muerte de Francisco Franco, la política internacional de España se ha caracterizado por la pusilanimidad y la cobardía. Que nadie se extrañe por tanto que en pleno Procés la respuesta internacional fuera tan tibia ante el desafío secesionista. Por culpa de estos políticos mentecatos no somos de fiar.

El no reconocimiento de Kosovo como Estado, más por una carambola de ZP que por una posición ecuánime, ha sido nuestro mayor y único éxito geopolítico en los 40 años que llevamos de Constitución. No se puede hacer peor.

Foto sin cambio: European ParliamentCC BY 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *