COLOMBIA: ESPAÑOLES ENCARCELADOS PIDEN AYUDA, CORREN PELIGRO DE MUERTE

[VÍDEOS] – La vida de un grupo de españoles corre peligro, ya que los toman como rehenes para utilizarlos como moneda de cambio en una posible negociación con el Gobierno de Colombia. La redacción de La Dialéctica Nacional investigó este asunto y revela las terribles condiciones de vida (o más bien de muerte) de los que siguen siendo, a pesar de todo, nuestros compatriotas.

EL CONTEXTO

Este grupo de españoles está cumpliendo condena en una cárcel de Colombia, donde si ya de por si las condiciones de salubridad y habitabilidad son lamentables, con la situación del COVID19 se han agravado, y se presenta el gran problema de los contagios del virus, y la violencia desatada por el pánico de quienes buscan una excarcelación, para evitar tener una muerte segura en confinamiento a causa del contagio del Coronavirus

Para poner en contexto la situación actual, vamos a seleccionar a este grupo de españoles presos en la Modelo de Bogotá como una muestra de la situación de muchos de los presos que hay en todo el mundo (más de 3.000 según los datos de la Fundación +34, que se dedica a ayudar proveyendo de lo más básico a los presos españoles en el exterior, que no hayan cometido delitos de sangre o sexuales). 

Hace unos meses un módulo entero de la cárcel Modelo de Bogotá estuvo cerrado por tuberculosis; hace pocas semanas otro módulo cerrado por paperas; en los últimos 12 años, solo en este centro penitenciario han fallecido 12 españoles,y no por conflictos o causas violentas, si no por infecciones y enfermedades derivadas de las condiciones higiénicas básicas.

En este contexto, el 21 de marzo hubo una violenta revuelta en la Modelo, de reclusos que buscaban la excarcelación, y tomar como rehenes a los presos españoles, que ocasionó decenas de muertos y heridos.

Desde la Mesa de Redacción de La Dialéctica Nacional, queremos dar voz a una llamada de auxilio de un grupo de españoles, a los que ningún otro medio ha querido (o se ha atrevido) a publicitar. En ningún caso estamos justificando, ni juzgando, los posibles delitos cometidos por estos compatriotas, simplemente consideramos que un español tiene unos derechos básicos que el Gobierno tiene que defender y velar por su cumplimiento. En un contexto más amplio, creemos que los presos españoles deben cumplir sus penas en España, y los extranjeros en sus países.

A continuación, publicamos su petición de ayuda desesperada, escrita y firmada por varios de ellos desde dentro de la Modelo de Bogotá. También publicamos varios vídeos exclusivos, con imágenes fuertes de alto contenido violento, del interior de la Cárcel Modelo de Bogotá, a los que hemos tenido acceso de forma exclusiva:

PETICIÓN DE AYUDA

Estimados señores:

Sirva la presente para poner en su conocimiento de las dramáticas condiciones de vida en las que nos encontramos dentro de la cárcel Modelo de Bogotá, en la que estamos en este momento un grupo de españoles que nos hallamos aquí recluidos. 

Estas condiciones vienen dadas por el contexto de hacinamiento de las cárceles de este país, con las nulas medidas de higiene y seguridad, las cuales se han visto empeoradas aún más por causa de la pandemia del COVID 19. 

En estos momentos no disponemos de mascarillas, gel desinfectante, o incluso productos básicos de aseo e higiene diaria (ya que no se nos ha hecho llegar el kit de aseo que nos da el Consulado, siendo el último recibido el 20 de noviembre del 2019). Así mismo queremos hacer constar que las medidas higiénicas y sanitarias del interior de esta cárcel en circunstancias normales son nulas, por lo que con la entrada del COVID 19 en el país, las condiciones actuales son de un nivel altamente deficitario y contrarias a las recomendaciones emitidas por los organismos internacionales de salud. 

Ni que decir tiene que en el momento que haya un infectado dentro de la cárcel, nos veremos infectados los más de 5000 presos aquí recluidos, y por supuesto, sin medios sanitarios por parte de este centro penitenciario. Es decir, somos conscientes, y nos despierta gran temor por nuestras vidas, que cuando entre el COVID 19 en la cárcel, todos nos veremos infectados y que un porcentaje muy alto de los reclusos falleceremos. 

La mayoría del grupo de españoles nos encontramos en las edades de alto riesgo de muerte (40-60 años) y algunos dentro de las edades críticas (60-80 años), todos nosotros tenemos ahora mismo un nivel bajo, o mínimo, de defensas, algunos con infección pulmonar, asma, bronquitis, insuficiencia renal y otros tipos de enfermedades que no nos son tratadas en una situación “normal”, y mucho menos ahora, en la situación sanitaria a la que nos enfrentamos. 

En lo concerniente al tema sanitario, lo anteriormente explicado, podría parecer que es lo que más nos preocupa y nos afecta en estos momentos, siendo estas circunstancias de gran gravedad y de alto riesgo para nuestras vidas, no son la únicas ni las más peligrosas. 

Debido a esta pandemia, el día 22 de marzo, hubo una serie de motines y protestas en varias cárceles de Colombia, los cuales llevaron a revueltas e intentos de fuga. En la cárcel en la que estamos nosotros, la Modelo de Bogotá, la situación fue crítica, ya que hubo varios muertos debido a los enfrentamientos. Los españoles vivimos horas de terror, angustia y temor por nuestras propias vidas. 

Todos los españoles vivimos en el Patio Número 3, en el cual, no hubo disturbios provocados dentro de este patio. Sin embargo, con el transcurrir de los acontecimientos, reclusos de otros patios (mediante la apertura de boquetes en los muros) ingresaron con violencia en este patio, forzando las rejas en algunos pasillos, robando y golpeando, resultando lesionados varios de los reclusos de este patio. 

Si ya de por si fueron preocupantes los hechos que ocurrieron, lo que a nosotros nos creó mayor nivel de preocupación fue el hecho que durante todo el motín, no hubo ninguna presencia por parte del personal de custodia (los funcionarios del INPEC – Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) en el interior de la cárcel. Toda la “protección” de la que disponíamos en esas horas se encontraba en los muros perimetrales de la cárcel, y acordonando exteriormente la misma (ejército y policía) con la única preocupación, de todos ellos, de que no se fuera ningún interno. 

Nosotros solo recibimos protección y apoyo tras haber transcurrido 7 horas de amotinamiento, a las 2:30 AM. Ni que decir tiene que podría haber ocurrido cualquier desgracia con alguno de nosotros. 

Tal es la situación de terror y temor por nuestras vidas, que sentimos los recluidos en este Patio Número 3, que desde esa trágica noche del día 22 de marzo, venimos haciendo guardias durante todo el día y la noche, pendientes de un nuevo ataque por parte de reclusos de otros patios. 

Las horas y acontecimientos vividos necesitarían de muchas páginas para relatarlos, y que, por supuesto estamos dispuestos a contarlas con todo lujo de detalles, pero por concretar y no extendernos más, vimos peligrar nuestras vidas y, por supuesto, nuestra integridad física. El resumen de esta trágica noche, según cifras oficiales, fueron 26 muertos y 85 heridos. 

Sabemos que vamos a ser objeto de nuevos ataques, así nos lo han hecho saber nuestros “atacantes” de los patios colindantes, todo ello debido a que entre los reclusos aquí en el Patio Numero 3, hay personas de alto nivel económico, funcionarios (policías, etc) pero sobre todo por los extranjeros que aquí nos encontramos, siendo nosotros (los españoles) los más “cotizados” para servir como moneda de intercambio en posibles negociaciones con las autoridades. 

Estas, a groso modo, son las circunstancias en las que hoy día intentamos sobrevivir, aunque hay una gran posibilidad de que estas condiciones empeoren en gran medida en las próximas horas. Dando por hecho que la infección del COVID 19, más temprano que tarde, haga acto de presencia en el interior de este centro penitenciario, esto conllevará una reacción de la que tanto los reclusos, como las autoridades, somos conscientes. 

La entrada del COVID 19 hace que la mayoría de reclusos de otros patios (dadas sus características socio-económicas) provoquen nuevas revueltas en las cuales no temerán perder la vida, ya que por dan por hecho que un gran número de ellos morirán debido a la infección del virus, y por lo tanto no tienen nada que perder. 

Obviamente el gran ataque que se está fraguando, tendría lugar hacia nuestro patio por las razones antes expuestas, y nos vemos en la circunstancia de estar 200 reclusos del patio número 3 enfrentados a más de 5000 reclusos restantes, y sin defensa por parte de las autoridades que nos custodian. 

Debido a todo lo anteriormente relatado, de forma muy somera, SOLICITAMOS, ROGAMOS, SUPLICAMOS a los distintos representantes de nuestro Gobierno (Consulado, Embajada, Ministerio de Asuntos Exteriores, etc.) que intercedan por nosotros. Aunque ahora mismo estemos recluidos en otro país (por errores que algunos hemos cometido, y de los cuales estamos totalmente arrepentidos), seguimos siendo ciudadanos españoles, y además muchos de nosotros hemos solicitado nuestra repatriación hace tiempo. Aun siendo conscientes de la situación en nuestro país, solicitamos que nuestras autoridades intercedan por nosotros, repatriando a quienes lo deseen, e interviniendo para garantizar la protección física de todos nosotros. De hecho, hay una recomendación de la ONU para excarcelar a determinada tipología de reclusos. 

Obviamente damos por supuesto que otros reclusos españoles estarán en las mismas circunstancias que nosotros, sin embargo, el peligro de perder la vida en el transcurso de las próximas horas es una realidad para todos nosotros, los españoles recluidos en la prisión Modelo de Bogotá, Colombia. 

VÍDEOS DE LOS MOTINES

A continuación, publicamos los vídeos de los motines. Rogamos a las personas sensibles y a los más jóvenes no mirar estos vídeos, o por lo menos hacerlo con preparación mental previa, ya que contienen escenas con un alto nivel de violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *