BANCA Y SÁNCHEZ ESTRANGULAN A AUTÓNOMOS Y PYMES CON LOS CRÉDITOS ICO

Asociaciones como AUSBANC o autónomos en Redes Sociales han denunciado las malas prácticas bancarias que están realizando los bancos en relación a los préstamos-aval ICO aprobados por el gobierno en favor de emprededores ante la contingencia del coronavirus.

AUSBANC, según su presidente, Luis Pineda, declara que los bancos están obligando a suscribir seguros de vida que llegan a encarecer los préstamo un 25% (llegando así a ser un préstamo «usurario», según la «Ley Azcarate» de 1908 y su desarrollo jurisprudencial). En declaraciones realizadas el presidente de AUSBANC, ha solicitado al Gobierno que realice un marco normativo-reglamentario para evitar dichos abusos; y por otro lugar ha declarado poner en conocimiento de fiscalía estas prácticas que según Pineda, las califica como «“prácticas extorsivas de alguna banca al contratar préstamos ICO”.

Numerosos autónomos han denunciado en Redes Sociales los abusos sufridos en las entidades bancarias como el testimonio de la Sra. García o el «hilo» del Sr. Butragueño.

 

LOS EXPERTOS OPINAN:

LEY «AZCÁRATE» CONTRA LA USURA:

La Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios, también llamada «Ley Azcárate», estable las condiciones en las que un préstamo puede declararse como «usurario», es decir, que contienen condiciones leoninas (condiciones gravosas a una de las partes impuesta o no negociada como es el alto interés o determinadas comisiones o cargos). Todavía la jurisprudencia ha invocado la Ley Azcárate con el objeto de declarar nulos determinados contratos de préstamo, como las tarjetas revolving (determinadas tarjetas de «préstamos expresss o tarjetas de compras») en 2015 y 2019. La jurisprudencia interpretativa de esta ley establece que los tipos mayores de un 20% pueden ser declarados nulos. Y en cuanto al concepto «interés», la doctrina y la jurisprudencia establece que, aplicable a los casos que nos ocupan establece que cualquier beneficio en favor del prestamista se reputará “interés”.

OBLIGATORIEDAD DE SUSCRBIR UN SEGURO A LA HORA DE CONCESIÓN DE UN PRÉSTAMO:

La ley no establece una obligatoriedad de suscribir un préstamo a la hora de solicitar un préstamo. Aunque el mismo ha sido práctica bancaria con el objeto de asegurar la cantidad prestada en caso de defunción (y así no arrastrar la deuda crediticia a los futuros herederos), esta práctica ha sido muy común en los casos de préstamos hipotecarios en España.

Ahora bien, la jurisprudencia ha declarado que no es obligatorio suscribir un seguro de forma obligatoria con la entidad bancaria o una de sus filiales, tal como ha reflejado la jurisprudencia desde 2015 en caso de préstamos hipotecarios. En los casos de este tipo de créditos “ICO”, a bajo interés, la obligación de concertar un seguro de vida de la compañía bancaria puede resultar una alteración de las condiciones del mismo (pasar de un préstamo sin interés a uno con interés) con el resultado de un interés de un 25% (considerado por la jurisprudencia leonino, es decir, usurario).

POSICIÓN DEL ICO:

Según ha manifestado el ICO, el Instituto de Crédito Oficial ha expresado que controlará a las entidades financieras según ha manifestado en los medios de comunicación. 

LOS EMPRESARIOS, ¿QUE PODEMOS HACER?

Actualmente los departamentos comerciales de los bancos españoles están realizando unas estrategias agresivas ofreciendo a los emprendedores estos préstamos-aval ICO.

En primer lugar, de forma preventiva, se tiene que analizar los documentos del contrato de préstamo. Recomendable, asesorarse con un abogado o experto en finanzas independiente antes de firmar nada. No olvidemos aquellos contratos ofrecidos como “Depósitos a Plazo Fijo” que en realidad eran “Preferentes” firmados con una «equis (X)» o una huella dactilar. Hay que negarse a firmar cualquier cláusula o someterse a cualquier condición impuesta por el banco que pueda ser tenida como «abusiva», como pueden ser la imposición de suscribir un determinado seguro, comisiones altas, … …

En segundo lugar, si se ha firmado condiciones que el emprendedor pueda entender que son abusivas, se podría alegar que ha suscrito el préstamo ante el “estado de necesidad del empresario ante las circunstancias que lo ha desbordado por la Crisis del COVDI-19”; y por tanto, sometido a unas supuestas condiciones leoninas (prestamo usurario). En palabras de Pineda “se podría firmar el préstamo por el estado de necesidad y después solicitar la nulidad del contrato complementario de seguro y la devolución de los importe.”

Los recursos que tienen los ciudadanos que pretenden reclamar unas condiciones leoninas o gravosas en los prestamos o una malas prácticas bancarias son:

 

Foto sin cambio: Eduardo P CC BY-SA 3.0

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *