ARGENTINA: LAS CLAVES DEL TRIUNFO PERONISTA

Por José Luis Orella

Con el 96,99% de los votos escrutados de las elecciones presidenciales de Argentina, se manifiesta lo que las encuestas daban como seguro, el triunfo en primera vuelta de Alberto Fernández con un 48,10% de los votos, frente al 40,36% del actual presidente Mauricio Macri. Cuando en el 2015, el antiguo presidente del Boca Juniors, Mauricio Macri ganó las elecciones, se consideró que introduciría a la Argentina en el club de los países con alto crecimiento económico de la Alianza del Pacífico, a través de la aplicación de recetas liberales en economía. 

El éxito de Cristina Kirchner

El peronismo de Cristina Kirchner, había disfrutado, entre 2003 y 2011, de un crecimiento de 5,9% anual por las ventas de materias primas a China y Rusia, entre otros países. El incremento de 22,7% del PBI en 2003 a 34,9% en 2011, favoreció las subidas de las pensiones, los salarios públicos y subsidios a servicios sociales. Sin embargo, luego vino un periodo de crecimiento cero que dejó, en 2015, una inflación de 27% y una pobreza cercana al 30% de la población.

Un préstamo del FMI al gobierno Macri

El apoyo al ejecutivo de Macri, era a cambio de establecer un crecimiento económico como en Chile o en Perú. Sin embargo, las medidas liberales exigían un recorte profundo de los subsidios, y para evitarlo, se optó por adquirir un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2018, el más grande proporcionado por el FMI, por 57 mil millones de dólares para financiar el déficit y evitar un ajuste mayor. Además, tras la exitosa cumbre del G20 en Buenos Aires, a finales de 2018, las inversiones extranjeras que prometían salvar a la Argentina nos se produjeron, fuera de algunos fondos buitre. En ese año, el peso perdió la mitad de su valor con respecto al dólar, la inflación se disparó y la pobreza aumentó un 10 %. 

Vuelven los peronistas

El ejecutivo de Macri no ha sido visto como un buen gestor económico y el justicialismo con su base sindical, tenía la oportunidad de recuperar el poder. No obstante, Cristina Kirchner es la que tenía la clave, acusada de corrupción y encausada, ha logrado evitar la cárcel, pero sabiendo que con ella no se podía ganar, pero sin ella tampoco. Supo apoyar la candidatura de un antiguo crítico a su jefatura, Alberto fernández, que fue jefe de su gabinete en 2008. Ella se situó de candidata a la vicepresidencia y a Sergio Massa, uno de los líders del peronismo antikirchnerista como futuro presidente de la cámara legislativa. Aunque Macri eligió a otro peronista antikirchnerista, Miguel Pichetto, como su segundo, el crecimiento de la pobreza ha empujado a los argentinos a confiar en la lista de unidad peronista, ahora Alberto Fernández, deberá afrontar, hasta qué punto depende de la antigua presidenta o estamos ante un nuevo caudillo peronista. 

Foto sin cambio: Secretaría de Cultura de la NaciónCC BY-SA 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *