24 DE ABRIL 1916: LOS PATRIOTAS IRLANDESES CONTRA LA OCUPACIÓN INGLESA

Por Davy Rodríguez

El Alzamiento de Pascua de 1916 es uno de los momentos históricos más importantes de la historia irlandesa. Tras ocho siglos de opresión por parte del ocupante anglosajón, los militantes de la independencia de la isla gaélica se alzaron heroicamente para defender su tierra.

UNA OPRESIÓN MULTISECULAR

La invasión de esta pequeña isla por los ingleses se produjo en el siglo XII. Todo empezó con la entrada de las tropas de Enrique II de Inglaterra para apoyar a su candidato al puesto de emperador de los “Scotts”, tal como se llamaban a sí mismos los habitantes de Irlanda.

La sociedad irlandesa estaba entonces compuesta de una mezcla de poblaciones celtas autóctonas y de vikingos procedentes de Dinamarca y de Suecia. A partir del siglo XII empieza la conquista y la colonización de Irlanda por parte de los ingleses.

Bajo la casa de Tudor primero y de los Estuardo después, Inglaterra intenta imponer sus leyes e incluso su religión protestante a la población local. Así es que el derecho a la propiedad es negado a todo católico hasta el siglo XIX, tanto como el derecho a heredar. Los irlandeses fueron incluso vendidos como esclavos hasta el siglo XVIII.

Solo le quedan dos cosas al pueblo irlandés para conservar su unidad frente al enemigo común: una fuerte consciencia comunitaria y una religión católica profundamente arraigada gracias a la actuación de un bajo clero muy activo.

LA REBELIÓN PERPETUAL

A lo largo de la historia irlandesa se puede comprobar una mentalidad activa de rebelión en contra de la ocupación extranjera. Por necesidad de concisión no podemos tratar de todas ellas en este artículo, pero sí podemos enumerar algunas.

Por ejemplo, la rebelión contra el tirano Cromwell que empezó cuando éste desembarcó en Irlanda en el año 1649 y ocasionó más de 500.000 víctimas, tanto por culpa de la guerra como de las enfermedades. Esta cifra representa más de una tercera parte de la población que tenía entonces Irlanda; la isla nunca se recuperó de tal carnicería.

EL TERCIO IRLANDA

A partir del siglo XVI los oficiales gaélicos y el clero católico tienen que huir de la isla irlandesa. Muchos de ellos deciden exiliarse a Francia, Rusia, Italia y también a España. Al final del siglo XVI llega incluso a constituirse en los tercios españoles un tercio reservado a estos oficiales irlandeses. Esta tradición siguió vigente hasta el siglo XIX, ya que tres regimientos irlandeses llamados Hibernia, Ultonia e Irlanda quedaron incorporados al ejército español.

LOS INTENTOS DE LIBERACIÓN A PARTIR DEL SIGLO XVIII

A partir del siglo XVIII, hubo en Irlanda varios intentos para liberarse del yugo inglés. El primero fue llevado a cabo por un joven protestante irlandés llamado Wolfe Tone. “La gran insurrección del 1798” apoyada por los franceses fracasó: Wolfe Tone fue condenado a muerte. Éste pidió ser fusilado como soldado del Ejército francés, pero ante el rechazo de los ingleses el joven optó por degollarse a sí mismo con una navaja en su celda.

Desde entonces, la estrategia de los nacionalistas irlandeses fue de iniciar una revolución cultural para llegar a la hegemonía ideológica. En el 1823, Daniel O’Connell fundó la asociación católica cuyo principal objetivo era llegar a una igualdad legal entre católicos y protestantes. Esta asociación organizaba mítines gigantescos, ayudaba a los pobres, apoyaba a los comercios y a las industrias católicas, y tenía sus propios periódicos y escuelas. Pero viendo el éxito de las ideas patrióticas irlandesas, el Gobierno inglés procesó al Libertador y éste murió en el exilio en Génova en 1847 con 72 años.

Fue el movimiento del romanticismo llegado en 1840 quien siguió con las ideas de O’Connell. El joven abogado protestante Thomas David fue el líder de lo que llegó a llamarse la Joven Irlanda: un movimiento más irlandés que católico, más burgués que popular, pero que impulsó con mucho éxito la recuperación de la lengua gaélica a través de la literatura.

Esta idea quedó sin tener repercusión en las clases populares hasta finales del siglo XIX, cuando el movimiento del Gaelical Revival (“el renacimiento gaélico”) empezó una gran tarea de educación popular usando el idioma autóctono.

Este contexto de renovación cultural del nacionalismo irlandés permitió a principios del siglo XX la reorganización del ámbito patriótico.

LA REVOLUCIÓN IRLANDESA DEL 1916

A partir del año 1905, el nacionalismo irlandés moderno disponía de un partido político para llevar a cabo su proyecto. El Sinn Féin tal como se llamaba este partido, se apoyó en otra organización más activista llamada I.R.B (“Irish Republican Brotherhood”).

A partir de los años 1910 se organizaron en Irlanda unos ejércitos populares inspirados por el socialismo patriótico local. Los voluntarios Irlandeses llegaron a tener más de 4000 hombres disponibles para luchar contra Inglaterra. El socialista James Connolly También tenía su propio ejército. De tal modo que la 1ª Guerra Mundial ofreció a esos patriotas una ocasión perfecta para acabar con la dominación inglesa.

El 24 de abril del 1916 a las 12.00, las tropas de la I.R.B, de Connolly y de los Voluntarios Irlandeses asaltaron los edificios estratégicos de la capital. El poeta Patrick Pearse leyó a la población una proclamación oficial diciendo que Irlanda se convertía desde entonces en un Estado independiente y soberano.

Los combates hicieron enfrentarse a 1100 militantes irlandeses a más de 15.000 soldados ingleses. La resistencia fue heroica, pero el 29 de abril de 1916, el mismo Pearse tuvo que aceptar una rendición sin condiciones.

El Estado Mayor inglés decidió ejecutar a los principales líderes de la insurrección, entre los cuales Pearse, O’Connolly y Plunkett. Fueron arrestadas 3200 personas, internadas en Inglaterra 1800, condenadas a la cadena perpetua 97 y ejecutadas 16. Irlanda no se librará del yugo inglés hasta el año 1921.

Hoy en día, una región del país gaélico sigue siendo posesión de la corona británica, pero hay que tener en cuenta que el unionismo tiene cada vez menos apoyo dentro de la sociedad norirlandesa.


Foto original sin cambio: jodimarrCC BY-NC 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *